Carlos Soler fue el encargado de dar la cara tras la debacle contra el FC Barcelona. El canterano del Valencia CF tuvo que ejercer de capitán después de la sustitución de José Gayà por problemas físicos. El ‘10’, autor del gol del Valencia y uno de los jugadores que trató de tirar del carro en la segunda mitad, ofreció un discurso muy crudo y realista sobre la situación del equipo, que prolonga una dinámica muy negativa en la competición doméstica: «Era un partido muy bonito y lo hemos lanzado a perder», expuso.

El centrocampista no se escondió y mantuvo el discurso que siguió su entrenador en sala de prensa minutos después sobre la actuación del equipo contra el Barcelona: «La primera parte ha sido un baño de realidad. Sabíamos que habían mejorado mucho y nos meten tres muy fácil. Excepto el gol anulado no hemos creado nada en la primera mitad. En la segunda hemos empujado con la gente, hemos tenido cerca el 2-3, pero el 1-4 de un rebote ha hecho que se acabe el partido». De hecho Soler no rehuyó la respuesta y reclamó mejorar el nivel defensivo con urgencia:

«Acabar 0-3 la primera parte nos envía muy jodidos al descanso. Ponerte así contra el Barça, luego es casi imposible remontar y ha podido caer alguno más en la primera parte. Tenemos que mejorar a a nivel defensivo como equipo, como grupo. Los primeros dos goles parten de dos saques de banda, salen fácil, nos cambian de lado y luego gol. Lo hemos intentado con el empuje de Mestalla, pero con el cuarto tanto, inviable».

Por último Soler analizó la situación del equipo en la clasificación... pero todo pasa por la fiabilidad: «Jugando así como en la primera parte no podemos optar a esos puestos (de Europa). Sería engañarnos a nosotros mismos. Tenemos que ser más fiables en casa, era un partido muy bonito y lo hemos echado todo a perder».

Xavi y la efectividad del Barça

El entrenador del FC Barcelona, Xavi Hernández, aseguró que es importante «ganar en un campo como el del Valencia, donde siempre es difícil y los resultados están ajustados». «Tenemos mucha confianza y moral, nos da mucho», confesó, antes de asegurar que la efectividad en ataque depende «de la confianza, de la fe y de la finalización».

«Depende de los futbolistas estar acertados o no, y de la confianza que les damos nosotros. Hemos sido mucho más efectivos; de tener esta efectividad el día del Nápoles estaríamos hablando de un resultado mucho más amplio. No hay una poción mágica, pero hay que entrenarlo. Sigo pensando que estamos en el buen camino. Creo que incluso jugamos mejor el día del Nápoles», señaló.

«En la primera parte hemos sabido hacer bien el ocho contra seis en la salida del balón, bajando un poco a Frenkie y buscando superioridad tanto dentro como fuera. El espacio ya estaba generado, no hemos tenido que crearlo. El primer gol es fantástico: el pase de Jordi, el ‘timing’ de Aubameyang... El segundo también. Los espacios se tienen que atacar», indicó el entrenador del Barcelona.