Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Del barro a las lágrimas: La Cartuja sacó cruz

Del barro a las lágrimas: La Cartuja sacó cruz

El penalti de Miranda dio paso a las lágrimas en cada rincón de La Cartuja. Las del Betis, de felicidad, a unos palmos del asiento de prensa en el que nos sentábamos los periodistas. Las del Valencia, de dolor, tras un golpe que no merecía ninguno de los presentes en esos asientos que llenaron mucho antes que sus ‘rivales’ en la grada. La novena tendrá que esperar después de tenerla a once metros de distancia, pero los valencianistas que invadieron Sevilla no tienen nada de lo que lamentarse. Se dejaron todo y más. En el centro de la ciudad durante la mañana de la final. En la Fan Zone durante la tarde. Con las zapatillas llenas de barro, la ropa empapada en lluvia y sin dejar de gritar ni un solo segundo. El recibimiento al autobús y el ánimo a la salida del túnel de vestuarios hizo temblar los cimientos de un estadio que a pesar de tener mayoría bética tuvo color naranja y Blanquinegre. Pero la moneda salió cruz y la novena se quedó a once metros.

Compartir el artículo

stats