El colectivo Libertad VCF citó a sus socios, de manera presencial y telemática, en València en su Asamblea General para exponer sus cuentas, hacer balance de su actividad, exponer la próxima acción de protesta contra la gestión de Peter Lim y también ejercer un tirón de orejas a la clase política, consistente en dejar Mestalla vacío en el encuentro contra el Celta de Vigo que cierra la temporada liguera, y exponer el proyecto ‘Fénix’ para recuperar el Valencia CF, lo que fue el plato fuerte de la jornada.

José Pérez, presidente de la Asociación, empezó el acto con un ‘speech’ en el que destacó el músculo que está adquiriendo Libertad y lanzando un dardo al club: «Esta Asamblea tiene 20 veces más participación que la del Valencia con mucho menos socios», explicó, desgranando que a día de hoy tienen 1.100 socios, 4.000 accionistas agrupados y 70.000 acciones. A pesar de ello, dejó claro que la asociación debe crecer mucho más y reflexionó: «¿Qué hubiese pasado si Libertad hubiese existido cuando Amadeo Salvo nos engañó a todos? ¿O cuando Juan Soler o Paco Roig?».

Sobre el futuro del club, la solución que propone Libertad VCF es el ‘Proyecto Fénix’, descrito por José Pérez como: «Fiable, tangible, real y elaborado por gente que sabe de fútbol. Necesitamos involucrar al banco, a la administración, a empresarios… Pero es posible recuperar el Valencia», explicó el presidente y dejó claro que no quieren «sustituir a un Peter Lim por otro», sino democratizar el club y repartir las acciones entre los valencianistas. A este respecto, también reveló haberse reunido con todos los partidos políticos.

Los pormenores del proyecto Fénix se explicaron en la segunda parte del acto, ya sin presencia de la prensa, para todos los socios asistentes. Desde la asociación expusieron que su intención es la de hacer público una propuesta que llevan tiempo trabajando y para el que ya han hablado con empresarios valencianistas, el banco y los políticos. Una de las claves es la de blindar la figura del representante de la afición en el Consejo de Administración, algo que se está tratando de incluir en la nueva Ley del Deporte.

Aprobar las cuentas anuales era uno de los principales puntos del día. Dionisio Canales explicó los ‘números’ de la entidad, pero antes de ello lanzó un órdago afeando las acusaciones de lucrarse con los socios o con la venta de banderas. Entre los principales ingresos está tanto la venta de ‘merchandising’ como la publicidad en la revista que reparten en la previa de los partidos. Entre los gastos, por otra parte, están la compra de todo el material, el salario de unas personas que se dedicaron a llamar a socios durante media jornada, procuradores o abogados para sentar a Meriton en el banquillo.

Protesta el día del Celta

El punto final fue desarrollar la protesta que han propuesto para el último partido de liga. La idea es la de dejar Mestalla vacío y manifestarse desde la previa del partido hasta después del mismo. Desde la asociación pidieron ayuda para difundir la propuesta y expusieron que habrá silbatos, banderas y demás elementos para protestar. Asimismo, no dejaron de recalcar en todo momento que la protesta es completamente voluntaria y que será intolerable tratar de forzar a nadie a llevarla.