El Valencia prefiere no precipitar la salida de Gonçalo Guedes y no malvender al futbolista con mayor cotización de mercado de la plantilla junto a Carlos Soler, por mucho que ya esté encima el «deadline» contable del 30 de junio y haya presión para ajustar las inevitables pérdidas. La Roma continúa siendo el club mejor posicionado para hacerse con los servicios del atacante portugués, en una partida de ajedrez que, sin embargo, prevé dilatarse más de lo que se pensaba hace escasas semanas. El conjunto romano está, de momento, lejos de poder acercarse a los 40 millones de euros pretendidos por Peter Lim, un valor de mercado acorde a la edad (25), proyección y a los números de Guedes en la pasada temporada, la más completa desde su llegada a la élite.

Si no hay un cambio radical de las negociaciones, Guedes estará entre los futbolistas que regresen el próximo 5 de julio a la ciudad deportiva tras las vacaciones de verano, junto a los capitanes Gayà y Soler, que acaban contrato en doce meses y todavía con un futuro inmediato por concretar. El nuevo entrenador, Gennaro Gattuso, en su primera comparecencia de prensa, trasladó en un tono optimista que tenía intención de dialogar con los tres futbolistas, para sondear si aún cabe la posibilidad de que se queden a sus órdenes. El técnico italiano habría asumido su marcha, según las informaciones que trascendieron desde Singapur tras el cónclave con Peter Lim en el que se decidió su fichaje, pero más tarde en su puesta de largo en Mestalla recordó que Guedes y Soler contribuían con más de la mitad en los goles del Valencia del pasado curso, subrayando su importancia colectiva y también la necesidad de encontrarles un reemplazo a su altura.

De momento, la Roma ofrece dinero, sobre los 20 millones, y la posibilidad de incorporar futbolistas, sabedor de las limitaciones en posiciones clave en la plantilla del Valencia. El de Carles Pérez, extremo que juega por las dos bandas, es un perfil imprescindible en los equipos de Gattuso, aunque en la Serie A el atacante de Granollers no ha acabado de tener continuidad. Mourinho vería bien su salida al igual que la del mediocentro Amadou Diawara y Ebrima Darboe. Otro nombre que encaja en la filosofía de Rino Gattuso es el de Gonzalo Villar, que sin embargo parece tener un futuro próximo en el recién ascendido Monza.

Con todo, el Valencia maneja escenarios alternativos por el buen cartel de Guedes en otros campeonatos, como el inglés, con buena capacidad financiera, o como el español, en el que Guedes encaja a clubes como Atlético y Sevilla, antaño rivales directos del Valencia. Sin embargo, la voluntad del jugador parece la de recalar en el Olímpico de Roma junto a José Mourinho y con un papel protagonista. Por último, la excelente relación entre Jorge Mendes tanto con el Valencia como con la Roma augura una probable fumata blanca en el futuro.