El Valencia visita Cornellà después del parón en busca de una victoria que valga mucho más que tres puntos y que esté cargada de significado. El encuentro contra el Espanyol trae consigo diferentes barreras que un equipo que quiere aspirar a luchar por los puestos europeos debe superar y de paso empezar a confirmar el despegue del proyecto de Gennaro Gattuso. Para empezar, el equipo ya está empezando a mostrar su identidad e incluso a imponerla en los partidos en casa, pero es a domicilio donde hay que quitarse el miedo a jugar y empezar a adquirir solvencia. El Espanyol todavía no ha ganado como local y es el momento de que los valencianistas se quiten esa losa de ‘equipo de dos caras’ que lleva ya muchas temporadas arrastrando y que le ha privado de estar más arriba. También regresar con mejor pie de los parones de selecciones es una asignatura pendiente para el conjunto de Mestalla. Esta es la primera vez que es el técnico italiano quién lidia con la situación.

LaLiga ha arrancado apretada, con equipo de la zona media-alta de la tabla encontrando dificultades para ser regular y el Valencia tiene la oportunidad de meterse en el ‘lío’ si gana y suma 12 puntos. Es el momento de empezar a definir hacia dónde se quiere mirar, más allá de objetivos concretos que los marcará el devenir de la competición, y la clave está en el rendimiento contra equipos de la zona media y baja de la clasificación, en encontrar una regularidad que al conjunto de Mestalla le ha sido esquiva en las pasadas temporadas.

El modelo de juego de Gattuso; atrevido, valiente, proactivo y también arriesgado, necesita de un espaldarazo de confianza para seguir creciendo y asentándose. Los partidos contra Celta y Getafe son buenos referentes de lo que puede ser, pero las tacha de la visita a Vallecas es un indicado de riesgo de lo que puede pasar si se muestra una actitud o talante distintos en encuentros jugados a domicilio. Cornellà es una prueba de fuego para que el Valencia de fuera de Mestalla elija uno de los dos caminos.

El equipo volverá a no poder contar con uno de sus jugadores más en forma. Yunus Musah sigue trabajando para regresar, pero no cogió el avión con dirección a Barcelona. Esto planteará la primera duda al entrenador en el once inicial. Hugo Guillamón parece fijo y André Almeida firmó una actuación excelente contra el Celta, por lo que el tercer centrocampista parece que saldrá de la pugna entre Nico González e Ilaix Moriba, que fue titular en el último encuentro.

Paulista apunta al once La otra gran pregunta es quién acompañará a Mouctar Diakhaby en el eje de la zaga. Las molestias que ha tenido Eray Cömert a lo largo de la semana, sumadas al hecho de que Gabriel Paulista lleva dos semanas trabajando en Paterna sin viajes con su selección hacen que la opción del hispanobrasileño gane enteros. El ‘5’ es uno de los líderes y capitanes del equipo, pero no ha arrancado el curso al mejor nivel y es uno de los retos para Gattuso recuperar una versión dominadora del defensor.

Para empezar, los dos centrales que jueguen, que en principio serán Gabriel Paulista y Mouctar Diakhaby, deberán ofrecer su mejor cara en la disputa del balón aéreo frontal. El Espanyol tratará de hacerse fuerte jugando sobre Joselu Mato, así que de entrada la zaga valencianista tiene la tarea de complicarle la labor de bajar la pelota para activar a la segunda línea espanyolista en campo rival.

Una vez resuelta la disputa de centrales contra delantero, llega la segunda parte para evitar que el Espanyol consiga quedarse en campo rival: la disputa del balón suelto y las segundas jugadas. Los de Diego Martínez ubicarán la segunda línea cerca de Joselu para tratar de recoger ese balón. Ahí los centrocampistas del Valencia deben estar muy vivos y concentrados para ganar los duelos y llevarse el esférico que quede suelto entre líneas para que el Espanyol no progrese.

Con un parón de selecciones de por medio para ponerse apunto y después de haber sido titular contra el Celta, el delantero uruguayo repetirá en punta de lanza acompañando a los ‘Samus’ y buscando marcar su primer gol. Cavani fue el fichaje para hacer la diferencia dentro del área rival y quiere inaugurar su cuenta anotadora en casa del Espanyol.

En portería estará Giorgi Mamardashvili, pero en el banquillo habrá un nuevo guardameta. Después de que el club hiciese oficial la contratación de Iago Herrerín hasta final de temporada, el portero vasco es uno de los tres que ha viajado a tierras catalanas junto con Cristian Rivero.