La eliminación de Uruguay a pesar de ganar por dos goles a cero a Ghana desató la frustración de los jugadores celestes, que ayer fueron protagonistas de varias acciones y palabras que pueden acarrear graves sanciones. Uno de los jugadores que reaccionó de manera más vehemente fue Edinson Cavani, que incluso derribó la pantalla del VAR cuando enfilaba el túnel de vestuarios con el partido ya finalizado.

El futbolista del Valencia, junto a otros compañeros como José María Giménez que también la tomaron con el árbitro, será sancionado. Sin embargo, el Valencia CF puede estar tranquilo. El castigo que sufran no afectará a nivel de clubes y solo tendrá consecuencias con la selección celeste.

Cavani vivió en primera persona la decisión más polémica del choque que dejó fuera del Mundial a los uruguayos por un solo gol de diferencia. Los celestes reclaman hasta dos penaltis a favor que no fueron señalados. Especialmente uno en el que fue Cavani quien cayó dentro del área en los instantes finales del partido. Ni el colegiado ni el VAR consideraron que el contacto fue suficiente. El futbolista del Valencia, en el descuento del enfrentamiento, cayó derribado dentro del área en un forcejeo con Seidou, donde el jugador africano, en su intento de robarle el balón, impactó su pierna izquierda con el gemelo del atacante valencianista. El delantero reclamó penalti de forma acalorada y pidió una revisión en el VAR que el colegiado desestimó, para frustración de un Edison Cavani que, además de no entender la decisión, la tomó con el sistema de videoarbitraje.