La renovación de Baraja está lista

La renovación será por dos temporadas, hasta 2026, y se anunciará esta semana 

Rubén Baraja

Rubén Baraja / F. Calabuig

Hay acuerdo. El Valencia y Rubén Baraja unirán sus caminos esta semana hasta el próximo 30 de junio de 2026. El club está cerrando los últimos flecos del nuevo contrato del Pipo. Según ha podido saber SUPER, la intención es anunciar la renovación en los próximos días antes de que el entrenador se marche de vacaciones esta semana. Las dos partes son optimistas. Después de tres semanas de larga y tensa espera, el club ha recibido luz verde de Peter Lim y todo está listo para anunciar la continuidad del vallisoletano para las dos próximas temporadas. La renovación de Baraja está al caer. El mejor escenario posible para el club en clave deportiva. El Pipo continuará siendo el camino.

La renovación de Baraja, cuyo contrato acaba en junio de 2025, es cuestión de horas. Según las partes de la negociación consultadas por este periódico, la idea es cerrar este lunes los últimos flecos económicos de su nuevo contrato que incluirá una merecida mejora salarial para las dos próximas temporadas. A partir de ahí, el Valencia hará oficial la continuidad del técnico a las puertas de un nuevo mercado de fichajes decisivo.

La planificación deportiva de la plantilla 24/25 arranca sin margen de error por la pérdida constante de nivel competitivo durante los últimos años y con la obligación imperiosa de afinar en el capítulo de altas y bajas. Baraja espera que el mercado sirva para dar un paso adelante y aspirar a ser «mejores» a partir de la base de futuro que ha construido esta temporada. El Pipo asume que habrán movimientos este verano como en todos los equipos de LaLiga, pero está convencido de que es posible «crecer» y «mejorar» dentro de las limitaciones económicas del club. Todos los mensajes que ha lanzado Baraja van esa dirección. El vallisoletano siente que ha asentado las bases de un Valencia de presente y futuro y tiene claro el «camino a seguir». Y eso pasa por no desmantelar el equipo. Para Baraja es fundamental mantener la columna vertebral (Cristhian Mosquera y Pepelu por encima del resto) y acertar con 4-5 fichajes que mejoren el nivel competitivo del equipo. El problema es que las ganas de crecer del entrenador chocan con el abandono y la falta de inversión que ha demostrado el máximo accionista durante el último lustro.

Una vez estabilizada la nueva situación contractual de Baraja, el siguiente paso es retomar la planificación de la plantilla bajo las directrices del máximo accionista: vender antes de invertir en fichajes y operaciones de bajo coste.

La intención de Baraja, como ha transmitido al club en las primeras reuniones de planificación, es reforzar todas las líneas con jugadores que aumenten el nivel y ayuden al equipo desde la portería hasta la delantera. El fichaje de Stole Dimitrievski solo es el primero de los muchos refuerzos que necesita el equipo de cara a la próxima temporada. El Pipo necesita como mínimo un central contrastado de garantías que compense la juventud de los Mosquera, Yarek y César Tárrega (regresa de su éxitosa cesión al Valladolid), un mediocentro que complemente a Pepelu (Selim Amallah no continúa), dos extremos y un delantero centro que mejore el rendimiento ofrecido por el ucraniano Roman Yaremchuk.