"Ojalá Mosquera y yo estemos muchos años jugando aquí"

Gasiorowski atiende a este diario desde la concentración de la selección española sub-19 en l’Albir (L’Alfàs del Pi) días antes de jugar el Europeo de la categoría que se disputará en Irlanda del Norte

En su cabeza está la Roja

En su corazón, el Valencia. A pesar del interés de otros equipos, «mi sueño es ganar títulos en el club donde me he criado»

Yarek Gasiorowski, en la concentración de la selección española sub-19 en L’Alfàs del Pi. | RFEF

Yarek Gasiorowski, en la concentración de la selección española sub-19 en L’Alfàs del Pi. | RFEF

Andrés García

De la playa a la Sub-19. Has sido el primer jugador del Valencia en volver al trabajo. ¿Cómo han ido las vacaciones?

Muy bien, tuve un mesecito, aunque he estado entrenando para prepararme. Siempre hay un hueco para hacer una escapadita. Me fui con amigos a un festival pero poco más.

Arrancas la temporada fuerte: Europeo sub-19.

Siempre es un orgullo que te llame la selección española. Llevo varios años viviendo, pero cada día que sale la convocatoria y ves tu nombre es un alegría. Representar a tu país es un orgullo.

Vas a jugar tu segundo Europeo Sub-19. Eso son palabras mayores en clave internacional.

Sí, el año pasado ya lo pude jugar. La pena es que en semifinales caímos contra Italia, pero empezamos un nuevo torneo y vamos a intentar llevarnos el campeonato.

¿España es candidata a ganar?

Sí, claro. Hay jugadores buenísimos. Estamos en un grupo con tres rivales muy buenos (Dinamarca, Francia y Turquía), pero nos lo tomamos como un reto. Sabemos que tenemos que empezar al máximo.

Con la selección española estás hecho un goleador.

(Ríe) Es verdad, llevo cinco goles. Marqué uno el año pasado en el Europeo y cuatro en la Ronda Élite de este año. Los goles son un premio, pero mi objetivo es estar fuerte en defensa y encajar lo menos posible.

Estás con dos compañeros del Valencia: Iker Córdoba y Raúl Jiménez.

Es un premio por lo que han hecho esta temporada. Lo han hecho muy bien y todo trabajo dan sus frutos. Por eso están aquí.

Y por eso estás tú en la selección. La de cosas que te pasaron la temporada pasada. ¿Con qué te quedas?

Me quedo con la primera convocatoria y con mi debut con el primer equipo, pero sobre todo me quedo con el día a día de los entrenamientos, con la confianza que me ha dado y con lo que he ido creciendo.

¿Qué recuerdas de tu debut en Mallorca?

Recuerdo que contra el Betis ya salí a calentar y estuve a punto de debutar. En Mallorca pasó lo mismo, pero llegó el minuto noventa, a Thierry se le subieron los gemelos y me tocó debutar. Cuando me llamaron y corría hacia el banquillo para ponerme la camiseta piensas ‘Voy a salir, voy a salir’, pero una vez entras en el campo intenté hacer lo que llevaba haciendo toda la vida.

Durante los primeros partidos demostraste que, además de central, puedes jugar perfectamente de lateral izquierdo.

Sí, es una posición que conozco. Alguna temporada he jugado de lateral izquierdo sobre todo en fútbol-8, en fútbol-11 alguna vez suelta, pero al final ser polivalente ye ayuda y donde me ponga el míster voy a intentar dar el máximo.

Luego llega el partido de Copa contra el Celta. No te sale un buen partido, como a todo el equipo, y te quedas tres meses sin jugar. ¿Cómo viviste y gestionaste todo aquello?

Es verdad que contra el Celta no me salió un partido perfecto, pero di lo máximo, le di normalidad y volví a trabajar todavía más fuerte en los siguientes meses. Si luego llegaba el fin de semana y volvía no jugar... pues nada, yo seguía trabajando y dando el máximo para que llegara la recompensa.

¿Qué significa Baraja para ti?

El míster me ha dado la confianza de jugar en primera división que es lo que uno sueña siempre y también me dice que sea yo mismo y que no me encoja, que arriesgue, que no hay que dar pases fáciles, que hay que jugar, conducir, filtrar pases... Que si tengo la oportunidad que lo haga. De nada sirve que hagas las cosas muy bien en categorías inferiores y luego te encojas y no saques tu máximo nivel. Me alegré por su continuidad porque ha hecho un vestuario muy bueno y estamos todos muy unidos.

En el centro de la defensa has coincidido con veteranos como Diakhaby, Paulista... ¿Qué has aprendido de ellos?

Mucho, ellos son unos fenómenos por esto llevan el tiempo que llevan ahí en la élite. Tener a gente así al lado te ayuda mucho, he aprendido de ellos, también de Cenk, de los capitanes, de todos.

Has tenido la oportunidad de jugar al lado de Mosquera. Menuda temporada ha hecho. ¿Es una referencia de para ti?

Sí, Mosquera ha hecho un año fantástico. Me llevo muy bien con él. Sabíamos el uno del otro, pero no habíamos coincidido nunca, algún día con la selección, algún día con el filial, pero nunca habíamos jugado juntos. Mosquera es un crack y lógicamente es un espejo para mí.

¿Te ves jugado con Mosquera muchos años?

Ojalá estemos muchos años aquí jugando y dando un nivel muy alto. Hacemos buena pareja. Yo me siento muy cómodo a su lado y eso es muy importante cuando juegas en una posición que no dependes de ti solo como la de central.

La última de futuro. El año pasado ya vivieron equipos importante a por ti poniendo mucho dinero. Volverán. ¿Dónde te ves?

Yo estoy centrado ahora en el Europeo, te hace sentir importante que pongan tanto dinero por ti, pero mi sueño es triunfar en el Valencia y jugar y ganar títulos en el equipo que me he criado, que es el equipo donde mis padres se buscaban un hueco para llevarme, es el equipo que llegas a casa y hay cuadros, vas a casa de mi abuela y hay cuadros, es el equipo de los amigos... El Valencia para mí es una ilusión muy grande.