P. Varea/J. Damiá, Valencia

La policía local de Valencia ha acordado expulsar del cuerpo a seis agentes por haber cometido diversos delitos. El jefe del cuerpo, Andrés Rabadán, ya los había suspendido de empleo y sueldo cuando cometieron los hechos y ahora, una vez ya existe resolución judicial, se les aparta definitivamente. Los seis llevaban más de 25 años en el cuerpo.

Con esos 6 son ya 11 los agentes que no podrán reincorporarse a su puesto de trabajo en el último año, según se informó a los responsables sindicales en la reunión del consejo de la policía el lunes.

Dos de los seis policías están en estos momentos en prisión. Uno fue detenido por secuestro y tráfico de drogas y el otro por abuso sexual de menores.

Otro de los agentes fue detenidos por tráfico de drogas; dos por un delito contra la libertad de los trabajadores, o sea, falsificación de documentación para inmigrantes e incluso habían constituido una ONG, y el sexto agente cometió otro delito de falsificación de moneda.

Fuentes de la policía local han este tipo de casos no suelen ser habituales y recordaron que la plantilla del cuerpo es casi de 1.500 agentes y sólo 11 han sido los casos de agentes que han cometido delitos, o sea,un porcentaje muy bajo.

Protección a mujeres maltratadas

Por su parte, la concejal del grupo socialista en el Ayuntamiento de Valencia Consuelo Orias reiteró su petición de que el Grupo de Actuación contra los Malos Tratos de la Policía Local (GAMA) se convierta en una unidad «específica y exclusiva» para tratar el tema de la violencia doméstica. La edil socialista explicó que la policía local de Valencia atiende en estos momentos alrededor de 850 órdenes de protección a mujeres maltratadas, y aseguró que «el problema es que el grupo GAMA hace una labor encomiable, pero además tiene que hacer el resto de labores que se le encomiendan».

Orias quiso aclarar que, tal como publicó Levante-EMV, el protocolo del Gobierno sobre este tema incluye a la policía local para la protección de mujeres.