Paco Varea, Valencia

El consistorio empezó a redactar la normativa hace año y medio como consecuencia de las propuestas de la Federación de Vecinos sobre la prostitución, entre las cuales figuraba alejar a la prostitutas callejeras a un kilómetro de cualquier casco urbano, y de las quejas vecinales con motivo de la gran cantidad de mujeres ejerciendo de meretrices en el barrio del Grao.

Desde la celebración de congreso organizado por la Policía Local en el mes de junio nada ha vuelto a saberse oficialmente sobre la mentada normativa. El edil de Seguridad Ciudadana, Miquel Domínguez, afirma que todo sigue su curso y ahora se está trabajando en un tercer anteproyecto.

Otras fuentes indican todo lo contrario: que todo esta parado y nada se ha hecho desde entonces porque estaban a la espera de conocer la decisión de la Generalitat Valenciana. Y ahora una vez conocida es cuando la maquinaría se pondrá en marcha porque ya entonces Domínguez abogó por el modelo sueco.

El área de la Policía Local de Valencia tiene en marcha hace más de un año la redacción de una nueva norma bajo el nombre «Actuaciones en Espacios Públicos» donde se recoge que el ejercicio de actividades lucrativos en espacios públicos se castigará con multas que oscilan entre los 150 y los 1.500 euros. Los responsables de su redacción incluyeron inicialmente a prostitutas y clientes pero en la nueva redacción se incidirá más en quienes acuden a por los servicios de las meretrices.

A ellas se les multará siempre y cuando alteren la tranquilidad ciudadana y a ellos por favorecer o promocionar esa conducta.

Ahora el Consell ha anunciado por boca de la consellera de Bienestar Social, Alicia de Miguel, su decisión de emprender el camino de penalizar al cliente. Ella lo dijo el jueves de la semana pasada después de que el Consell en 2002 abogará por regularizarla. Así lo dijo el hoy conseller Rafael Blasco.