P. Varea, Valencia

La zona del barrio de La Cruz del Grao, conocida como Vilanova del Grao por ser ese el nombre de la asociación de vecinos, parece un área consolidada pero recorriendo sus calles se puede observar todo lo contrario debido a los solares; la existencia aún de farolas de carretera, en alguna calle; la necesidad de más equipamientos; de más zonas verdes; de aparcamientos y el ruido es otro de los problemas más acuciantes, en especial en la calle Islas Canarias.

El barrio es uno de los que creció alrededor del Camí Fondo y hoy día tiene una población de 14.941 habitantes. El crecimiento vegetativo entre 1981 y 2004 ha sido del 15,7%. La mayoría de esas personas, 10.671, tienen entre 16 y 64 años.

Para la portavoz vecinal de la organización de esa zona, Julia Sevilla, los vecinos «exigen y exigimos, en su nombre, un barrio donde se pueda vivir con dignidad. Es cierto que están ejecutando las obras de renovación de aceras y calzadas, después de años reclamándolas, pero hace falta un plan de choque para paliar las deficiencias del barrio y son bastantes».

Las obras de renovación de aceras forman parte del paquete de proyectos en ejecución puesto en marcha con el endeudamiento extraordinario permitido desde el Gobierno con motivo de la Copa del América. Esta zona también tiene otro proyecto dentro de ese plan, la construcción del jardín de la calle Carolina Álvarez, pero el consistorio no tiene previsto acometerlo hasta que una promotora privada termine las obras de un edificio en esa calle y después ellos ejecuten la urbanización. Hoy día es un solar situado junto a la avenida de Baleares que se utiliza como aparcamiento y como lugar para que los animales defequen. Fuera de esos proyectos no existe ninguno más previsto en el paquete de medidas por la competición náutica.A escasos metros de ese mismo solar existen otros dos terrenos entre la calle Carolina Álvarez y la avenida de Baleares sin urbanizar y llenos de maleza. Hoy día se utilizan como aparcamiento de vehículos, que acceden al interior por encima de las aceras. En ese terreno hay unos columpios de hierro pero los vecinos esperan la adecuación de ese espacio como zona verde y que en la otra pastilla se construya un servicio público, tal como figura en el Plan General de Ordenación Urbana. De lo contrario serán dos solares con una buena vista para los conductores que circulen por la avenida de Baleares, cuya remodelación ya ha empezado para cambiarle el sentido de la circulación hacía el centro de la ciudad. Los vecinos quieren tratar los temas de zonas verdes con la concejalía de Medio Ambiente pero, según ellos, hasta el momento no les reciben.

La dirigente vecinal hizo hincapié en que el problema más grande en estos momentos es el del aparcamiento. «En la calle Islas Canarias hay doble fila constantemente al igual que en Rodrigo de Pertegás y Carolina Álvarez. Ahora con las obras en las aceras los peatones vamos a ganar espacio para pasear y los comercios tendrán mejores condiciones, como es el caso de bares para poner mesas y sillas, pero son necesarios aparcamientos y,por ahora, no hay ninguno previsto», explicó la dirigente vecinal.

Uno de los espacios donde proponen un estacionamiento subterráneo es en la pastilla de terreno entre las calles Noguera, avenida Baleares, Dama de Elche y Carolina Álvarez. «De esa forma tendremos un equipamiento público y un aparcamiento en subsuelo. Éste ayuntamiento no ha pensado en las consecuencias de falta de aparcamiento en el barrio », dijo para agregar después que piden como equipamiento un Centro de Día para la III edad.

La responsable vecinal recuerda que «hace unos años carecía de todo tipo de equipamientos» pero hoy día disponen de una instalación deportiva en un antiguo edificio del arquitecto Demetrio Ribes, «pero privatizada lamentablemente», apuntaron. Además, tienen una biblioteca, un centro de información juvenil, aunque es un despacho de reducidas dimensiones; un centro de jubilados, una piscina cubierta y de un centro de salud en condiciones. Pero ellos aún recuerdan como falta por resolver la adjudicación de unos bajos de uso público en la calle Islas Canarias y, al parecer, se ubicará un centro de enfermos de Alzheimer. Los vecinos también reclaman la construcción del equipamiento público de la calle Pintor Maella, donde hoy día hay un solar vallado y un transformador eléctrico y la sustitución de las farolas de carretera de esa misma vía pública.