M. V., Valencia

El edil achacó la situación al "abandono", "desprecio" y la "desidia" del equipo de gobierno municipal a la hora de consolidar urbanísticamente esta zona del barrio de la Seu-Xerea, cuyo planeamiento fue aprobado en 1993.

"El paisaje tan desolador que se puede ver allí -señaló Soto- no pertenece a un país en guerra, como pudiera parecer, sino que se encuentra en el corazón de la ciudad, en el mismo centro de una Valencia que, a la vista de imágenes como ésta, no se corresponde con la Valencia líder a la que tanto se refiere Rita Barberá".

De hecho, según el concejal socialista, los vecinos de la zona son "auténticos supervivientes" que se ven "obligados a dar grandes rodeos" para esquivar el vallado que se ha hecho del entorno del edificio donde se encuentra el panel de azulejería, en el número 15 de la calle En Gordo, "para evitar riesgos a los viandantes" debido al estado de "ruina inminente" de la finca.

En caso de que el inmueble se desplomase, el panel cerámico barroco caería con él. Por este motivo, Soto ha presentado una moción a la comisión de Cultura en la que expone cuál es la situación del elemento artístico y exige que éste sea retirado para preservarlo.

El concejal pide que esta actuación "sea dirigida y supervisada por los técnicos municipales del área de Cultura" para "garantizar" la integridad de la azulejería. Posteriormente, el panel debería ser reubicado en el edificio una vez que éste fuese reconstruido o rehabilitado.

La representación cerámica de la Virgen de los Desamparados que aún es visible en la calle En Gordo fue estudiada en el libro Azulejería barroca en Valencia, en cuyo prólogo "la alcaldesa se congratulaba por estos azulejos barrocos y porque estuviesen en los mismos lugares para los que fueron fabricados hace más de 200 años", según detalla la moción.