02 de junio de 2008
02.06.2008

Cinco lustros sin Juan Camacho

02.06.2008 | 02:05

RAFAEL BRINES

Se han cumplido ya veinticinco años de que un popularísimo artista valenciano -guitarrista y cantante- falleciera en accidente de coche; Juan Camacho Coll moría con 35 años de edad, después de unas semanas internado en una clínica de Soria y luego en Madrid tras volcar violentamente el vehículo en que viajaba con otros dos componentes de su grupo desde la provincia de Teruel a la de Ourense. En escasas décadas, los accidentes acabaron con cuatro artistas muy conocidos y de esta tierra: además de Camacho, Nino Bravo, Cecilia y Bruno Lomas.

Este año en que nos encontramos, Juan Camacho hubiera cumplido sesenta de edad, pues había nacido en Valencia en 1948. Se inició muy pronto con la guitarra, y formó en seguida en grupos como acompañante; así, figuró en Los Ángeles Negros, conjunto que acompañó repetidamente al Dúo Dinámico; Los Duiapasóns, grupo de Algemesí al que promovía el después gran figura musical Bernardo Adam Ferrero; con este conjunto ya comenzó a cantar e incluso grabó un disco. Trasladado a Madrid para cumplir el servicio militar, quedó después un tiempo en la capital de España, donde con otro conjunto, Los Relámpagos, grabó el disco titulado Piel de toro.

AMISTAD CON JUAN PARDO Conoce a Juan Pardo, con el que establece una buena amistad; todo arrancó -y ello parece anecdótico cuando se habla de música- porque Juan Camacho era un enloquecido por los coches de marca y antiguos, que él mismo reparaba y ponía en circulación; de ahí que a Pardo le adquiriese uno de los muchos vehículos que lució en su vida.

El gran salto nacional lo dio nuestro paisano en el año 1975, cuando resultó ganador en el Festival de la Canción de Benidorm, donde triunfó con A ti, mujer, una creación realizada por Juan Pardo, con el que Camacho colaboró también como autor en otras varias composiciones: Ese amor, Perdón, perdón, Aquí estoy yo, Cerca de ti, Mía y otras varias de su repertorio. El propio Juan Pardo le hizo una adaptación del famoso bolero Solamente una vez, que compusiera Agustín Lara y que había estrenado el ex sacerdote José Mojica.

CARRERA FULGURANTE Pero los coches, la velocidad, fue la causa final de la tragedia. Su carrera artística, tras el éxito en Benidorm, fue fulgurante, sobre todo en momentos en que tales estilos imperaban en el espectáculo español.

Grabó numerosos discos con diversas firmas internacionales -Sabor a mí, Tú y yo-, y su último redondo fue Me falta, muy distante ya de aquellos discos en su inicio en que con firmas como CBS o EPIC dio a conocer sus Vamos a bailar o Es mi canción.Pero todo acabó a finales de 1982. Una tarde, el grupo había actuado en la provincia de Teruel, en el municipio de Castellote, y de noche siguió ruta hacia Ourense, donde tenían contrato para el día siguiente.

Pero, de madrugada, el automóvil dio varias vueltas de campana y los tres ocupantes resultaron heridos de gravedad; el que peor fortuna tuvo fue Camacho, que sería ingresado en cuidados intensivos en un hospital de Soria y, dada su gravedad extrema, fue conducido semanas después a Madrid, donde finalmente dio la triste noticia de su fallecimiento. Con ello, Valencia perdía en la carretera otro de los varios artistas melódicos ya citados que dejaron este mundo en el asfalto.

En su recuerdo, y con motivo de este cuarto de siglo de su desaparición, la Casa del Artista rendirá el sábado próximo, día 7, un homenaje en su recuerdo, que se celebrará en el Palau de la Música, con la intervención de Luis Amando, Javier Esteban, Loco Iván, Yaco Lara, Sandra Palop, Vicente Seguí, Emilio Solo, Suco, Javier Vila, Noelia Zanón y el conjunto Solistas del Mediterráneo, dirigidos por Juan Antonio Ramírez y presentados por Sandra Cervera.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook