05 de octubre de 2009
05.10.2009

La ley de espectáculos protegerá los establecimientos

05.10.2009 | 03:57

?
El conseller de Gobernación, Serafín Castellano, anunció ayer la modificación de la Ley de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de la Generalitat "para proteger y regular expresamente la figura de los chiringuitos de playa tan arraigados en la Comunitat", según informó la Generalitat.
En este sentido, Castellano explicó que "para la supervivencia y adecuación a la legalidad de este tipo de locales es fundamental que figuren expresamente en la catalogación de establecimientos públicos que recoge la Ley y ese es el objetivo que persigue esta modificación". Así, la ley recogerá un nuevo apartado que contemple las instalaciones de ocio de temporada estival, los chiringuitos. Además, estos establecimientos se regirán, como ya vienen haciendo, a la normativa de espectáculos de la Generalitat en cuanto a su horario, condiciones técnicas, seguros, etc.
Para el titular de Gobernación, "esta modificación obedece a la sensibilidad y compromiso del Consell por preservar unas instalaciones de gran arraigo y tradición en la Comunitat y además tan importantes para el sector del ocio y turismo de nuestro territorio". Por este motivo, Castellano confió en que el Gobierno central "tenga en cuenta esta medida y actúe en consecuencia aplicando excepciones a la Ley de Costas que en la actualidad condena a la desaparición de este tipo de locales que gozan de tanto arraigo en las costas de la Comunitat Valenciana". La ley de Costas, en su artículo 65, dice que "las instalaciones fijas, salvo en casos excepcionales debidamente justificados, tendrán una ocupación máxima de 150 metros cuadrados, de los cuales 100, como máximo, serán cerrados".

"Se perderá el 50% del negocio"
En Valencia, los restaurantes de la Malva-rosa tienen aproximadamente esa superficie, toda cubierta, aunque luego les han añadido terrazas y cerramientos que doblan esas dimensiones. Estos añadidos son los ilegales, pero los hosteleros aseguran que si los derriban perderán el 50% del negocio y muchos puestos de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook