04 de junio de 2010
04.06.2010
Conflicto

Operación "Salvem los chiringuitos"

El ayuntamiento y los hosteleros repartirán 2.000 raciones de paella para escenificar el apoyo popular a los merenderos y presentarlo como baza en la negociación con el Gobierno Los afectados confían en conseguir el lunes "algo positivo"

04.06.2010 | 02:51

Los chiringuitos de La Malva-rosa, Pinedo, El Saler y Sagunto repartirán mañana 2.000 raciones de paella en el paseo marítimo de Valencia para agradecer el apoyo ciudadano a sus terrazas y presentarlo (esa foto) como argumento de peso en la reunión que los hosteleros mantendrán el próximo lunes en Madrid con el director general del Mar. En la organización de este último acto de fuerza antes de la negociación han estado los propios hosteleros afectados y la Concejalía de Playas, que defienden el mantenimiento de los 150 metros de terraza frente a los 50 que les concede la Dirección General de Costas.
Con este acto puede decirse que las dos partes han presentado sus armas. La semana pasada el Ministerio de Medio Ambiente rechazó un recurso de los hosteleros de Pinedo y El Saler dejando claro que el hecho de que las terrazas lleven operativas una década no es un argumento jurídico y advirtiendo de que los 50 metros concedidos ahora es una medida transitoria hasta su desaparición total.
Para los hosteleros, ésta resolución dinamitaba cualquier esperanza de acuerdo, hasta el punto de que se plantearon no acudir al encuentro del lunes. Sin embargo, la Concejalía de Playas convocó una reunión el pasado lunes con los hosteleros para jugar una última baza, la popular.
Bajo el lema "Gracias Valencia" los hosteleros celebrarán mañana un gran acto reivindicativo que empezará a las diez y media con la partida de embarcaciones desde Pinedo, El Saler y Sagunto. El destino de estas embarcaciones será la plaza central del paseo Marítimo de Valencia, donde se repartirán 2.000 raciones de paella y clóchinas cocinadas por todos los restaurantes afectados, locales que, mientras dure el acto, entre las 11 y las 13 horas, permanecerán cerrados también a modo de protesta. Paralelamente, se recogerán firmas de apoyo para unirlas a las 85.000 que se han reunido en los últimos meses.

Confiados en un acuerdo
"Esto es para agradecerle a la gente el apoyo que nos están dando, porque esto no hay quien lo entienda, y de paso decir que queremos seguir con nuestros 150 metros de terrazas", dijo Miguel Cueca, presidente de la Asociación de Hosteleros de la Malva-rosa. Es más, está convencido de que en la reunión del lunes saldrá "algo positivo", que para él puede ser el mantenimiento de las terrazas hasta después del verano y luego "mirar a ver qué hacemos".
Para Cueca, lo ideal es encontrar una solución buena y a largo plazo, pues "es incomprensible que se esté promocionando el turismo, poniendo el AVE, mejorando las playas y luego se recorten estos servicios".

Nuevas Generaciones del PP serán los que recojan las firmas

La fiesta de mañana se fraguó en una reunión de urgencia convocada por la Concejalía de Playas del Ayuntamiento de Valencia el pasado lunes. Según fuentes de esta concejalía, en la misma estaba presente su titular, Lourdes Bernal, así como representantes de la Federación de Hostelería, de los hosteleros de Pinedo y El Saler, del periódico Las Provincias y de Nuevas Generaciones del Partido Popular.
Al parecer, la idea es que los jóvenes del PP colaboren directamente en la celebración del evento, básicamente en la recogida de firmas entre los viandantes y los bañistas que se acerquen a por su ración de paella.
También está previsto que el Ayuntamiento de Valencia haga hoy un llamamiento a la ciudadanía para que se sumen a este acto. La propia alcaldesa, Rita Barberá, acudirá mañana al paseo marítimo para dar su apoyo personal e institucional a los hosteleros.
Fuera de los "organizadores oficiales" antes citados, a la "fiesta" se han sumado también otras entidades como la Federación de Vela de Valencia y proveedores de los propios chiringuitos, que, según Cristina, encargada del restaurante Almar, quieren hacer su pequeña aportación para el mantenimiento de los negocios.
Quien ha preferido en esta ocasión mantener un discreto segundo plano ha sido la Federación de Hostelería, cuyo presidente, Juan Carlos Gelabert, no ha hecho declaraciones en los últimos días para cumplir lo pactado con la Demarcación de Costas y no perjudicar las negociaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook