07 de junio de 2010
07.06.2010

Alborch lamenta que Barberá utilice los chiringuitos de forma partidista

Los hosteleros valencianos se reúnen hoy en Madrid con el Gobierno para negociar sus reivindicaciones

07.06.2010 | 02:00

?
La portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Carmen Alborch, lamentó ayer que la alcaldesa de la ciudad, Rita Barberá, "avive la confrontación" respecto a los restaurantes de playa -conocidos como chiringuitos?- "únicamente por intereses partidistas", según informó el partido en un comunicado.
Alborch realizó estas declaraciones tras el acto de protesta organizado ayer por los hosteleros en la playa valenciana de la Malva-rosa, en contra de la Ley de Costas, al que acudió Barberá, junto a miembros de la Generalitat y del PPCV. Hoy precisamente los representantes del sector se reunen con la directora general de Costas, Alicia Paz Antolín, en Madrid, para intentar negociar respecto a la aplicación de la Ley de Costas y la situación de los chiringuitos.
Al respecto, la concejala del PSPV manifestó su "respeto a la voluntad de los hosteleros de movilizarse en defensa de sus intereses", pero lamentó que la alcaldesa "en lugar de promover el diálogo, avive la confrontación únicamente por intereses partidistas".
La portavoz socialista consideró "contradictorio" que el Partido Popular reclame ahora competencias sobre Costas, como tiene Cataluña, "y no las incluyera en su día en el Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana".
Asimismo, Carmen Alborch expresó su confianza en que los hosteleros "acudan con talante dialogante" a la reunión de hoy.
Por su parte, un grupo de 100 voluntarios de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP recogieron el sábado más de 4.000 firmas de personas "que se oponen al cierre de las terrazas de los chiringuitos de la playa", según informó la agrupación en un comunicado.
La secretaria ejecutiva de Juventud del PP de la provincia de Valencia y secretaria nacional de NNGG, Belén Hoyo, entregó a la concejal de Playas, Lourdes Bernal, las firmas, que se sumarán a las cerca de 100.000 que ya tienen los hosteleros. Hoyo reclamó al Gobierno central que "aplique el sentido común y no quite el derecho de los valencianos a disfrutar de sus terrazas en las playas de la Malvarrosa, Pinedo, El Saler y Sagunto".
Hoyo también exigió al presidente del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero que "no provoque más destrucción innecesaria de puestos de trabajo, y todavía menos en un momento de grave crisis económica como la actual, a la que nos han conducido por su incompetencia". Para la dirigente juvenil es un caso de "nueva marginación a la C. Valenciana".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas