07 de junio de 2010
07.06.2010

La Policía Local usa porras que prohíben la nacional y la Guardia Civil

El PSPV asegura que los otros cuerpos estatales no utilizan esta variante extensible y con punta de acero porque "tiene consecuencias brutales" Se emplearon en las cargas del Cabanyal

07.06.2010 | 02:43
Las porras extensibles de la Policía Local, centro e izquierda, en las cargas del Cabanyal.

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia denunció ayer que el equipo de gobierno del consistorio justifique el uso por parte de la Policía Local de un modelo de porra metálica extensible con punta de acero, investigada por Amnistía Internacional (AI) con argumentos como que es de "fácil portabilidad" y "no se balancea", según informó el PSPV en un comunicado.
Según indicó el grupo socialista, este artilugio de defensa, cuestionado por el movimiento internacional pro derechos humanos, fue utilizado por los agentes de la Policía Local de Valencia el pasado 6 de abril cuando desalojaron a rastras a diversos políticos y vecinos concentrados en el barrio del Cabanyal cuando intentaban evitar el derribo de seis viviendas.
En este sentido, el concejal del PSPV Francisco Carsí recordó que, aunque la Generalitat ampare el uso de dicho modelo de porra en el decreto autonómico de 2005 que regula el sistema de homogeneización y homologación de la uniformidad de la Policía Local, "los efectos del arma son tales que, si se usa para golpear en lugar de para apartar, puede llegar a tener consecuencias brutales para el afectado".
De hecho, el Gobierno central prohíbe su uso a los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, así como varios sindicatos de policía local también han criticado su uso. Por ello, el edil exigió al equipo de gobierno municipal la retirada "inmediata" de este tipo de armas en la Policía Local "a la vista de las investigaciones abiertas en foros internacionales sobre sus efectos y de tan inconsistente justificación por parte del equipo de gobierno".

"Fácil portabilidad"
En concreto, los argumentos esgrimidos por parte del equipo de Rita Barberá son que las porras metálicas extensibles causan "inhibición en vez de lesión", que son de "fácil portabilidad" pues "sus dimensiones y peso son menores que las convencionales, lo que beneficia su portabilidad", y que "no se balancea, lo que se traduce en que no molesta en las persecuciones". Además, entre otros argumentos, se señaló que "gracias a su menor diámetro es más eficaz en controles, reducciones y conducciones" y que "gracias a su tamaño y diseño su uso y porte son más discretos".
A este respecto, el representante socialista consideró que estos argumentos que utilizan "numerosas ventajas del uso de la defensa extensible frente a las convencionales" son "inconsistentes" y aseguró que dichas porras "están pensadas, sobre todo, para sorprender desprevenidos a los ciudadanos objeto de carga".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook