13 de junio de 2010
13.06.2010
40 Años
40 Años

El Gobierno atribuye el arresto de inmigrantes en el descanso de un curso al exceso de celo de la policía

El subdelegado Luis Felipe Martínez niega una persecución a los extranjeros en los centros que ofertan talleres y dice que los agentes "cumplían su deber"

13.06.2010 | 02:00

"Los agentes del Cuerpo Nacional de Policía no andan buscando a inmigrantes ilegales en las sedes que ofertan cursos para ellos". El subdelegado del Gobierno, Luis Felipe Martínez, no titubeó ayer al atribuir el arresto de cinco extranjeros sin papeles -que se encontraban en el receso de uno de los cursos que ofrece el CeiMigra, en la puerta del colegio de Jesuitas- a un "hecho asilado" que pudo haberse producido por el "desconocimiento de los propios agentes de que ahí se realizaba uno los cursos de integración" organizado por la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía.
Sin embargo, Martínez aseguró que -con conocimiento de la existencia de la Escuela de Acogida del CeiMigra, o sin él- los agentes "cumplían con su deber. El Gobierno debe controlar a los inmigrantes indocumentados porque es ilegal residir en España sin papeles. Otra cosa distinta es que para regular su situación en el país se valore la realización de cursos que demuestren el arraigo de una persona, tras vivir aquí tres años. Es un tema complejo, pero lo cierto es que es responsabilidad de la policía identificar a los inmigrantes".
Por ello, añadió que "no se puede criticar a la policía por realizar su trabajo. Otra cosa es que desconocieran la sede del CeiMigra porque hay más de 1.500 agentes del Cuerpo Nacional de Policía en esta ciudad, y muchas promociones nuevas".
El subdelegado del Gobierno, además, añadió que, si bien es cierto que no existe un "compromiso como tal para evitar que la policía identifique a los ilegales en las sedes donde se realizan cursos, sí hay una colaboración para evitar este tipo de actuaciones en las sedes de las organizaciones que trabajan por la integración de los extranjeros. No han habido instrucciones, ni mucho menos, para que actuaran en el CeiMigra. Esto ha sido un hecho aislado, pero no podemos criticar a la policía por hacer su trabajo". Y puntualizó: "Es función de este Gobierno controlar que los inmigrantes vengan a España de forma legal porque es así como deben residir aquí".

Desde la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía -que organiza los cursos de integración del CeiMigra- puntualizaron que gran parte de los inmigrantes sin papeles que acuden a los talleres "han perdido su trabajo durante la crisis económica, y como consecuencia, no han podido renovar su permiso de residencia. Esta es una manera de demostrar el arraigo al país. Hay de todo, pero debe eliminarse la imagen del extranjero que llega en patera y se queda ilegal. Muchos llevan aquí años y se niegan a regresar a su país porque aspiran a encontrar un trabajo y regularizar, una vez más, su situación". Además, las mismas fuentes añadieron que el director general del CeiMigra "se ha puesto en contacto con la delegación del Gobierno para explicar lo sucedido e intentar que no vuelva a ocurrir". Y es que no es la primera vez que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía acuden a un local donde se ofertan cursos para inmigrantes sin papeles e identifican a los asistentes. Además, las mismas fuentes recordaron que es la Generalitat Valenciana quien tiene la competencia "de acogida de inmigrantes. El Consell no puede negarles atención. La policía hace su trabajo pero no debe aprovechar estos centros de integración como recurso fácil". m. rosvalencia

«Muchos van al centro para certificar el arraigo tras perder su trabajo»
Desde la Conselleria de Solidaridad y Ciudadanía —que organiza los cursos de integración del CeiMigra— puntualizaron que gran parte de los inmigrantes sin papeles que acuden a los talleres «han perdido su trabajo durante la crisis económica, y como consecuencia, no han podido renovar su permiso de residencia. Esta es una manera de demostrar el arraigo al país. Hay de todo, pero debe eliminarse la imagen del extranjero que llega en patera y se queda ilegal. Muchos llevan aquí años y se niegan a regresar a su país porque aspiran a encontrar un trabajo y regularizar, una vez más, su situación». Además, las mismas fuentes añadieron que el director general del CeiMigra «se ha puesto en contacto con la delegación del Gobierno para explicar lo sucedido e intentar que no vuelva a ocurrir». Y es que no es la primera vez que los agentes del Cuerpo Nacional de Policía acuden a un local donde se ofertan cursos para inmigrantes sin papeles e identifican a los asistentes. Además, las mismas fuentes recordaron que es la Generalitat Valenciana quien tiene la competencia «de acogida de inmigrantes. El Consell no puede negarles atención. La policía hace su trabajo pero no debe aprovechar estos centros de integración como recurso fácil». m. ros valencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook