16 de junio de 2010
16.06.2010

Última etapa para soterrar el metro en Benimàmet

La alcaldesa Rita Barberá y el conseller Mario Flores aseguran que el tren pasará en túnel a partir del primer trimestre de 2011 Un grupo de vecinos recibe a Barberá con abucheos

16.06.2010 | 02:00
La alcaldesa Rita Barberá y el conseller Mario Flores muestran la maqueta del proyecto.

La histórica reivindicación del soterramiento de las vías de la Línea 1 de metro -que dividen la pedanía de Benimàmet- concluirá en el primer trimestre de 2011. Así lo aseguraron ayer tanto el conseller de Infraestructuras y Transportes, Mario Flores, como la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, tras visitar las obras de la segunda fase de esta actuación.
Este proyecto supone una inversión de 26,17 millones y contempla el equipamiento del túnel de 1,5 kilómetros con la instalación de las vías, la electrificación y los elementos de seguridad, comunicación y señalización, así como la construcción de las estaciones subterráneas de Benimàmet y Las Carolinas.
A la ejecución de la superestructura seguirá la urbanización del entorno del soterramiento que generará un parque lineal en el espacio que en la actualidad ocupan las vías y solares colindantes. Además, el conjunto de la obra permite la supresión de tres pasos a nivel: uno peatonal frente al Parque Cuevas Camales, otro en la calle Felipe Valls -en el entorno de la estación de Benimàmet-, y otro en la calle Senda Secanet.

Dos años y medio de obras
Las obras de soterramiento -con las consecuentes molestias para los vecinos- están en marcha desde hace dos años y medio. Por ello, tanto al inicio como al final del acto, un grupo de vecinos increpó a la alcaldesa con pancartas, pitos y silbidos de protesta para reclamar, además, un colegio público y otros servicios para esta pedanía.
Barberá, por su parte, achacó la protesta a que "la izquierda ya está en campaña electoral" porque "está enviando allá donde voy al grupito para silbar".
Para la portavoz socialista Carmen Alborch, descalificar a los que "están descontentos en lugar de dialogar con ellos" demuestra "la escasa capacidad de la alcaldesa para asumir las críticas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook