09 de octubre de 2010
09.10.2010

Hosteleros de las Arenas se quejan del "botellón" y la la pasividad policial

Aseguran que los clientes tienen que saltar por encima de los vómitos para entrar a los hoteles

09.10.2010 | 02:00
Restos del "botellón" a las puertas de un local.

La Asociación de Hosteleros de las Arenas ha denunciado los problemas que sufren sus establecimientos como consecuencia del "botellón" que se organiza desde el jueves y todo el fin de semana entre el Hotel Neptuno y el Balneario de las Arenas.
El pasado jueves, la asociación celebró una asamblea para tratar este asunto y ayer explicaron la situación a Levante-EMV. Según José Manuel Bielsa, representante de la entidad, todos los jueves se reúnen en la zona "hasta tres mil o cuatro mil jóvenes" para beber. Lo hacen, dicen, atraídos de alguna manera por una discoteca que hay en las inmediaciones y sin que la policía local haga nada por evitarlo.
Y claro, la consecuencia es, según dice, unas "calles llenas de orines y vómitos, vasos y botellas por todas partes y una situación insostenible para los hoteles, los restaurantes y la gente que vive aquí".
La situación ha llegado a tal punto que los clientes de los hoteles se han quejado y hasta han denunciado a los propios hoteles. "No entienden que pase una cosa así en una ciudad como Valencia", dice Bielsa, quien teme que se cause un perjuicio grave a todos los afectados. "Si vienen a dormir una noche y no pegan ojo no vuelven", advierte. "Y no te digo si para entrar en el hotel tienen que saltar por encima de los vómitos", añade.
El portavoz de la Asociación de Hosteleros de la Malva-rosa no entiende que haya una discoteca al aire libre en una zona residencia o de descanso como ésta y tampoco comprende la actitud de la policía local. "Lo mismo que se ponen a las seis de la mañana para coger a los que salen bebidos, deberían ponerse a las doce de la noche para evitar que entre la gente con bebidas", dice.
Estas quejas, dice Bielsa, ya han sido comunicadas al Ayuntamiento de Valencia y "no han hecho caso". Saben, además, que este problema también lo sufren en los restaurantes de la Malva-rosa.
Efectivamente, algunos de estos restaurantes ya se han quejado a este periódico de la suciedad que encuentran cada mañana en sus establecimientos debido a la aglomeración de jóvenes todas las noches del fin de semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook