27 de abril de 2011
27.04.2011

El "tapón" de Guillem de Anglesola vuelve a estancarse por impago del agente urbanizador

El ayuntamiento le impone una sanción de 44.809 euros por no abonar a los propietarios el dinero de sus parcelas

27.04.2011 | 02:00
Aspecto de una de las calles del PAI de Guillem de Anglesola.

El atasco urbanístico de la calle Guillem de Anglesola no parece tener fin. Después de 20 años de protestas vecinales, todo hacía indicar que la apertura del vial que debe unir la avenida del Puerto con el Jardín de Ayora era inminente, pero no es así. El agente urbanizador encargado del correspondiente Programa de Actuación Integral (PAI), no ha pagado a los propietarios del suelo y ayer la Comisión de Urbanismo decidió imponerle una sanción de 44.809 euros, lo que, en la práctica, indica la paralización del proyecto.
La apertura de la calle Guillem de Anglesola se resolvió parcialmente hace más de veinte años con el anterior Gobierno Socialista, pero la segunda parte lleva pendiente desde entonces pese a las protestas vecinales. Se trata de derribar un grupo de viviendas abandonadas que en la actualidad están ocupadas por marginales y que configuran uno de los puntos más degradados de la ciudad. Su derribo permitirá regenerar la zona y unir la Avenida del Puerto con el Jardín de Ayora.

Largo proceso
En el año 2003 el Ayuntamiento de Valencia dio luz verde al PAI de Guillem de Anglesola y en febrero de 2010 se aprobó la reparcelación de los 11.500 metros cuadrados que ocupa. La idea es hacer un bulevar ajardinado de 1.800 metros cuadrados, dar otros 6.700 para nuevas calles y construir 165 viviendas, de las cuales 110 serían de renta libre y el resto de protección pública.
Pero todo eso parece estar paralizado. Más de un año después y pese a los requerimientos del ayuntamiento, el agente urbanizador, Proara, no ha acreditado haber pagado a los propietarios de los inmuebles afectados y el Ayuntamiento de Valencia ha decidido actuar. Ayer, la Comisión de Vivienda, Urbanismo y Grandes Proyectos decidió imponer una sanción de 44.809 euros al agente urbanizador.
En la práctica, el hecho de que Proara no haya pagado a los propietarios, condición indispensable para seguir adelante con el PAI, significa que el proyecto está paralizado, aunque desde la Concejalía de Urbanismo se asegura que "oficialmente todo sigue igual". La sanción, según explican, sería un aviso para que el programa siga vigente y se lleven a cabo las obras.

88 viviendas públicas
Por otra parte, la Comisión de Urbanismo acordó ayer someter a información pública la modificación puntual del Plan General y su correspondiente Estudio de Integración Paisajística de la manzana comprendida entre la calle Río Tajo, Álvaro López y avenida de los Naranjos, junto al Hospital Valencia al Mar.
Esto permitirá la construcción de unas 88 nuevas Viviendas de Promoción Pública (VPP), lo que supone que 8.000 de los 12.000 metros cuadrados de techo de esta parcela edificable se destinen a vivienda protegida. Esta modificación tiene como objetivo la reordenación de los volúmenes que se construirán para mantener una coherencia con las alturas de los edificios más próximos, manteniendo la misma edificabilidad total, según el consistorio.
Asimismo, se aprobó desestimar el recurso de reposición de una empresa contra una sanción de 23.724 euros por la demora en la presentación del proyecto de reparcelación de la Unidad de Ejecución 2 del Plan de Reforma Interior de Patraix, una actuación urbanística prevista junto al centro histórico de este barrio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas