07 de enero de 2012
07.01.2012
Tribuna

El "segundo martirio" de San Vicente

07.01.2012 | 01:00

"El conjunto de La Roqueta, donde fue enterrado el patrón, debe estar dedicado únicamente a enaltecer la memoria vicentina"

El 22 de enero es la festividad de San Vicente Mártir, por tal motivo las Asociaciones Vicentinas del Mártir, Culturales, Religiosas, personas de la cultura, devotos, periodistas, y un extenso etc. diríamos, tiempo atrás, afilan sus plumas para ensalzar los meritos de San Vicente Mártir, Patrón de Valencia etc. etc., y dar a conocer aquellos datos desconocidos que durante el año han estado buscando.
Por todo ello deseamos hacer una petición a todos los vicentinos y antivicentinos (que los hay) y es que, dado que resulta imposible mejorar la gloria de San Vicente y los argumentos antivicentinos, utilicemos nuestros ordenadores para resolver de una vez el segundo martirio de San Vicente (como decía D. Vicente Castell) es decir asignarle un uso "adecuado", como se dice ahora, a La Roqueta, que es como se ha venido a designar los restos del conjunto donde tuvo su principio con el enterramiento de San Vicente en un habitáculo funerario junto a la Vía Augusta, como era costumbre en la época.
Desde hace años se han propuesto una multitud de usos pero todos han fallado, y no digamos que todo ha sido por la "oposición" de los "vicentinos del mártir" que somos muy modestos en todos los conceptos. Para encontrar un uso "adecuado", se ha involucrado a muchos organismos y entidades, cuando realmente el asunto es solamente de dos, del Ayuntamiento de Valencia, representado por su propietaria, la alcaldesa, y el arzobispado, representado por su arzobispo, por aquello de que considere deseable, para la cristiandad, restablecer, en un lugar que no es de su propiedad, lo poco que puede quedar del recuerdo del Conjunto de La Roqueta, que si pequeño ha quedado, sigue siendo enormemente grande en su historia y gloria espiritual. Pero no han resuelto el problema y aún siguen buscándole usos "adecuados" al lugar.

Al César lo que es del César. A este respecto, nuestra respuesta está bien clara. Somos solidarios con el primer movimiento ciudadano y municipal para que no se derribara el convento o se le cambiara su uso vicentino y por ello seguimos buscando el camino para que esto se cumpla. Su uso debe ser: estar dedicado únicamente a enaltecer la memoria vicentina y valenciana. No es chocante que se haya pretendido cambiar su uso durante la época en que el municipio estuvo regido por fuerzas políticas diferentes a la que negó el derribo del monasterio, es lógico. Pero lo que no es comprensible es que siendo el partido dominante del municipio, afín en materia religiosa al que salvó al monasterio, persista en la idea de asignarle un uso "adecuado" como pudo ser la Academia de la lengua, o el Museo de Sorolla, entre otros que son muy dignos de ocupar cualquier edificio noble como dicho monasterio. Pero al César lo que es del CésarÉ Creemos que aquí hay suficientes argumentos para negar el cambio del uso del monasterio, el cual está adosado a la iglesia, hoy parroquia de Cristo Rey. Nadie ha dado un razonamiento que justifique el cambio, nadie.
El arzobispado, que no es propietario del monasterio, lo es sólo de la iglesia, que junto a él, forma actualmente el exiguo resto del Conjunto de La Roqueta, tampoco ha justificado nunca el aceptar los numerosos cambios de usos del monasterio, simplemente alegando que no tenían dinero. A ello nosotros respondíamos que la iglesia ha tenido siempre "tiempo", ya que es eterna, para realizar sus obras, y que nunca, en ese tiempo, le ha faltado dinero para terminar sus obras. Creemos también, que la iglesia son los feligreses y por ello es lícito que queramos conocer, con sinceridad, los motivos para aceptar las numerosas propuestas municipales. No basta eludir el asunto diciendo que el monasterio no es de nuestra propiedad. Estimamos que, al menos, se debe tener la intención de recuperarlo.

La solución final. Estas dos asociaciones estiman que este asunto está durando demasiado y que se debe resolver definitivamente. Son cerca de cuarenta años los que han transcurrido desde que se solicitó la licencia del derribo del monasterio de La Roqueta y se sigue celebrando su festividad llenando de elogios su memoria, pero luegoÉ la casa está sin barrer. Por ello hagamos lo que dice el dicho: "Hay que coger al toro por los cuernos". Veamos:
-¿Quién tiene poder decisorio para adjudicarle un uso al monasterio de la Roqueta? Indudablemente el Ayuntamiento de Valencia, que es su propietario, y por lo tanto su máxima representante, la alcaldesa. Y nadie más.
-¿Qué es lo que desean algunas asociaciones vicentinas y gran parte de la feligresía? Que el monasterio, junto a la iglesia actual, formen el Conjunto de la Roqueta y sea dedicado exclusivamente a honrar la memoria del mártir. Ello no es obstáculo para que en el conjunto se encuentre una parroquia, el Derecho Canónico lo indica para los casos de Santuarios. Por ello la Iglesia, es decir el arzobispado, tiene parte en este asunto pese a no ser propietario del monasterio, pues debe mostrar el deseo de muchos de sus feligreses de que el arzobispado sea el propietario del monasterio para que el Conjunto tenga un solo dueño.
-¿Cuál es la meta a alcanzar? La propiedad única del conjunto en el arzobispado.
Manos a la obra. ¿Qué hay que hacer?
-Que el Ayuntamiento haga cesión gratuita del monasterio y terrenos al arzobispado y que éste acepte tal cesión la cual no debe tener plazos de posibles reversiones o bien la operación inversa, que el arzobispado solicite la cesión al ayuntamiento y que éste la acepte, siempre con las mismas condiciones.
-En la hipótesis de que esta solución fuese una realidad, sería el momento en que nosotros, las asociaciones y demás vicentinos podríamos dirigirnos al arzobispado en solicitud de que se realizaran nuestras aspiraciones (las de cada uno, no todos tenemos la misma meta) ya que nos dirigiríamos al propietario, el que puede rehabilitar un lugar de culto y oración, el ayuntamiento no podía. El arzobispo, a la vista de nuestras diversas peticiones decidiría lo que fuera mas conveniente para la iglesia. Y asunto terminado. Si no se realiza la operación las asociaciones y resto de interesados deben abstenerse de realizar peticiones al ayuntamiento, por no ser de su competencia y al arzobispado tampoco por no ser el propietario del monasterio. Es decir, la única solución es la propiedad única en manos del Arzobispado, esto es lo que hay que pedir y conseguir. Nada más.

Una cesión necesaria. Durante los años del segundo martirio se ha solicitado la cesión necesaria para resolver el problema y ni se ha tenido contestación De todo ello se deduce que es inútil toda acción por parte de las asociaciones de solicitar diversas cosas o de brindar ayudas que no se pueden aceptar por parte de los dos entes verdaderamente implicados en el asunto, el ayuntamiento como propietario y arzobispado como posible propietario.
La cesión creemos que debe ser legal y posible de realizar ya que se ha realizado una vez y han estado a punto de ejecutarla varias veces más.Por ello, estas dos asociaciones ruegan desde aquí al Ayuntamiento de Valencia que cedan al arzobispado la propiedad del obra del monasterio de la Roqueta y terrenos que comprende, libre de gastos y a perpetuidad, al Arzobispado de Valencia, y ruegan también al arzobispado que acepte la donación que el Ayuntamiento de Valencia les hace para honor de San Vicente Mártir y de Valencia. San Vicente Mártir, Ayúdanos.

?Cofradía de San Vicente Mártir de la Provincia de Alicante y Amigos de la Vía Augusta de la Comunidad Valenciana

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook