24 de marzo de 2012
24.03.2012
Levante-emv

La Federación de Especial reitera ante Fabra la idea de fijar la «cremà» en el tercer lunes de marzo

Los presidentes reciben la promesa de que el Consell pagará el dinero que les debe antes del mes de julio

24.03.2012 | 06:30

Apenas cuatro días después de que acabaran las fiestas, la Federación de Sección Especial fue recibida por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra. Una reunión que, después de varias misivas en ese sentido enviadas previamente, cristalizó el pasado 17 de marzo, cuando la solicitó el presidente del colectivo, Juan Armiñana, al ser recibido en el Palau con motivo de la recogida del premio que concede el máximo organismo autonómico.

La práctica totalidad de pesos pesados de la Federación estuvo presente: Juan Armiñana, Laura Cano, José Giménez, Pere Borrego y Jesús Barrachina incluidos. Y por la parte institucional también estuvo presente la consellera de Turismo Lola Johnson. En el trasfondo de la reunión, principalmente, estaba la preocupación por el cobro de las subvenciones que el organismo autonómico debe todavía a las comisiones de este colectivo, y que, tanto en concepto de patrocinio institucional como de derechos de televisión, ascenderían a cerca de 400.000 euros.
Las comisiones de la máxima categoría han vivido durante los últimos meses especialmente angustiadas por el retraso a la hora de percibir un dinero del que han llegado a depender especialmente, sobre todo tras la caída de los ingresos por patrocinadores privados. Estas comisiones se van a ver obligadas a bajar notablemente sus pretensiones económicas el próximo año. Se habla del caída de alguna de ellas de la máxima categoría. Sin embargo, salieron de la reunión con la promesa más o menos firme de que a finales de junio estarían liquidados prácticamente todas las deudas contraídas.
Sin embargo, más allá de este cobro, las comisiones de Sección Especial y la Generalitat están obligadas a iniciar un nuevo capítulo en sus relaciones. Ya no cabe una simple campaña publicitaria o el pago más o menos alegre de unos derechos televisivos. Esto, unido a la nueva corriente favorable a ensanchar los horizontes de la fiesta, ha llevado a iniciar el camino hacia buscar algún tipo de sinergia, incluyendo a la empresa privada, para aprovechar más al infraestructura de reclamo que supone estas comisiones de alto nivel.

Juan Armiñana también rescató la idea que precisamente idearon estas comisiones y que ha vuelto al debate: trasladar las fiestas al tercer fin de semana de marzo, caiga cuando caiga, una idea reforzada tras el éxito de este ño. «Esa idea la presentamos hace tiempo y este año hemos aprovechado, una vez más, para reivindicar lo que ya dijimos hace tiempo. Además, por estrategia, ya desde Bruselas hasta el Gobierno central, la Generalitat, empresarios, trabajadores todo el mundo está de acuerdo, hasta en la propia Iglesia se ha hablado algo también y podría estar de acuerdo». El proyecto, que nació hace más de diez años, fue sometido en su momento incluso a referéndum entre los falleros, ganando por mayoría abrumadora el voto negativo. Quizá las cosas hayan cambiado. «Este año ha sido perfecto, no ha habido caos de ningún tipo y los datos están ahí. Hay que saber vender las Fallas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook