11 de mayo de 2012
11.05.2012

La imprevisión obliga a que la "mascletà" de la Virgen comparta plaza con el 15-M

Las obras del entorno del Pont de Fusta impiden disparar en el río y fuerzan a la pirotecnia a cambiar el castillo por una "mascletà de colores" frente al consistorio

11.05.2012 | 18:36

Lo tenía todo previsto y ya había elaborado el 80% del castillo de fuegos artificiales que iba a disparar en el cauce del río, con motivo de la festividad de la Mare de Déu dels Desemparats. Sin embargo, el ayuntamiento avisó esta semana a Reyes Martí de que las obras del entorno del Pont de Fusta impedían que el espectáculo se celebrara en el cauce del río y le comunicó que el evento se trasladaba a la plaza del Ayuntamiento. Desde ese momento, en la Pirotecnia Martí trabajan a contrarreloj para ultimar una "mascletà de colores" que deje al personal con la boca abierta y la satisfacción por el trabajo bien hecho.

Ahora bien, la improvisación del ayuntamiento no sólo ha cogido por sorpresa a la Pirotecnia Martí. "Democracia Real Ya" tenía previsto conmemorar el primer aniversario del 15M con una serie de actividades que incluyen una manifestación mañana, que discurre por la plaza del Ayuntamiento.

Sin embargo, la explanada que tomó el movimiento, que fue su hogar durante más de un mes y que, incluso, rebautizaron como "plaza 15 de mayo" estará ocupada por trabajadores de la empresa pirotécnica que empezarán a montar la "mascletà de colores" a las 16 horas y necesitan "el espacio totalmente despejado". "Espero que vaya todo bien porque yo respeto mucho el movimiento 15M, pero también sé que hay gente que aprovecha estos actos para montar lío. Deben entender que la culpa no es nuestra, y que nosotros estaremos trabajando", explicó Reyes Martí.

En principio, los indignados no tenían previsto instalarse ni concentrarse en la plaza del Ayuntamiento. Sin embargo, las redes sociales recogían ayer críticas y "teorías de la conspiración" sobre la fatal coincidencia. Desde el Ayuntamiento de Valencia aseguraron que la manifestación podrá celebrarse con total normalidad y recordaron que la plaza y alrededores puede llegar a concentrar a 40.000 personas los días de máxima afluencia en Fallas. Eso sí, en esta ocasión, aunque el ayuntamiento no instalará la valla metálica para la "mascletà", los asistentes deberán respetar el perímetro de seguridad.

De momento, nadie prevé una ocupación permanente de la plaza, pero ayer, por si acaso, la delegada del Gobierno Paula Sánchez de León respondió si permitiría una acampada como la que se produjo el año pasado, o no. "El derecho de reunión en sí mismo es temporal, acotado en el tiempo, y la acampada sería una extralimitación de ese derecho de reunión, por lo que, en principio, no vamos a permitir que se produzca", dijo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook