29 de mayo de 2012
29.05.2012

La casa en la que se iba a instalar el museo dedicado al maestro Padilla sale a la venta

La familia del autor de «Valencia» tuvo graves problemas económicos en 2010 y sufrió el embargo del otro museo que poseía en Madrid

31.05.2012 | 03:29
Casona de la plaza de la Armada Española con carteles de «Edificio disponible».

La casa centenaria de la plaza de la Armada Española en la que la familia del maestro Padilla quería poner un museo dedicado al autor del pasodoble «Valencia» ha sido puesta en venta o alquiler, lo que acaba definitivamente con cualquier posibilidad de sacar adelante el proyecto 15 años después de su anuncio. Detrás de esta enajenación podrían estar los problemas económicos de sus herederos, que hace dos años vieron cómo era embargada la casa museo que el maestro Padilla tenía en Madrid y en la que vivía su heredera directa, la sobrina nieta Eugenia Montero.

Fue precisamente ella quien alumbró esta idea hace quince años tras adquirir un edificio de 1910 que albergó el Casino del Marítimo. Su intención era convertir este espacio en un complemento del que ya existía en Madrid y agradecer así al maestro Padilla haber llevado el nombre de Valencia por todo el mundo.

El proyecto, sin embargo, nunca tuvo un apoyo decidido del Ayuntamiento de la ciudad, de manera que la casa fue ocupada ilegalmente en el año 2000 y desalojada por orden judicial dos años después con un balance de cuatro detenidos y numerosos incidentes callejeros.
Aquellos problemas volvieron a poner sobre la mesa el proyecto, pero la apatía municipal y del resto de instituciones valencianas siguió intacta, algo de lo que se quejó en varias ocasiones Eugenia Montero.

Problemas económicos
Al final, el proyecto nunca salió adelante y los problemas parecen haberse cebado con los herederos del autor de «Valencia». En junio de 2010 el chalé de la calle Gabriel Abreu en el que estaba la casa museo de Madrid fue embargado y precintado por deudas de la familia, que residía también allí y fue desahuciada igualmente.

Ahora, probablemente víctima de ese deterioro, le ha tocado el turno a la casa de Valencia, un enorme local que da a las calles Reina y Doctor Lluch, recayendo a la Plaza de la Armada Española, frente al retén de la Policía Local.
Grandes carteles indican que el edificio está a disposición de quien quiere comprarlo o alquilarlo, cerrando así cualquier posibilidad de convertirse en museo.

En esta casona , la familia tenía un dormitorio de los padres del maestro datada en 1880, otro dormitorio del propio compositor, un piano, esculturas, cuadros e incluso partituras. Durante los años que estuvo ocupada gran parte de este material desapareció o fue destruido, todo excepto las partituras, que habían sido retiradas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook