05 de agosto de 2012
05.08.2012

Los técnicos atribuyen las dos caídas de palmeras al calor y a la sequedad

06.08.2012 | 02:40

Empleados de Parques y Jardines analizan de forma exhaustiva el arbolado de las zonas en las que se desplomaron esta semana dos ejemplares y descartan la afección de hongos y el picudo rojo

La Concejalía de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Valencia ha acelerado la investigación iniciada para tratar de encontrar cuanto antes la razón que explique el por qué de la caída consecutivas de dos palmeras de la ciudad, en poco más de tres días. Se trata de que no se produzca el desplome de nuevos ejemplares y de evitar daños personales.

Sobre las posibles las causas que propiciaron el derrumbe de las palmeras en la calle Gregorio Gea el martes y en la avenida Ausiàs March el jueves, la concejalía aseguró ayer en un comunicado que en ambos casos no se habían encontrado «signos aparentes» en el exterior de las palmeras que apuntaran hacia «problemas de salud» de las plantas. En un posterior análisis del interior de las palmeras, los técnicos, han descartado la existencia de afecciones por hongos y también la presencia del temido picudo rojo. Por contra, se resalta que sí había muestras de «sequedad interna» de las palmáceas. En este punto, los empleados del servicio de jardinería no contemplan que el problema que haya originado esa sequedad se encuentre en el sistema de riego, por lo que, a la espera de más análisis, todavía no se ha concluido de forma definitiva cuál ha sido el motivo específico que ha conducido a las dos palmeras hasta el suelo.

En Alicante, donde en las últimas semanas han caído también cinco ejemplares de palmeras no se ha llegado tampoco a resultados concluyentes sobre las causas. Por eso, la concejalía de Parques y Jardines afirma que se va a seguir estudiando estos dos ejemplares con la colaboración de los especialistas de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV). En otro apartado, los técnicos inciden en que las dos caídas registradas son sólo «situaciones puntuales y relacionadas con épocas de calor intenso», en relación a las cerca de 30.000 palmeras plantadas en suelo urbano de Valencia.

Descarga de dátiles
Los técnicos del servicio de jardinería están realizando un estudio «exhaustivo» de todas las palmeras de la calle peatonal Gregorio Gea y la Avenida Ausiàs March para asegurarse de que no existe riesgo alguno de nuevos desprendimientos. Los técnicos no descartan intervenir talando alguna palmera que corra riesgo de desprenderse. En este sentido, para prevenir sucesos similares como los ocurridos en los últimos días, la concejalía ha decidido comenzar a descargar los dátiles de las palmeras.

El elevado peso acumulado en la parte alta por los frutos de la palmera puede suponer un riesgo para los viandantes. En esta época del año los frutos todavía están verdes, pero en el supuesto de que se hayan acumulado en exceso en la copa de las palmeras, los técnicos iniciarán su retirada con una poda selectiva
Por otra parte, los empleados del ayuntamiento también van a revisar las palmeras de las avenidas principales de Valencia, actuando sobre aquellas que muestren algún síntoma de fragilidad. Está previsto llevar a cabo próximamente un estudio detallado de todo el arbolado de la ciudad, especialmente del palmeral y en concreto de las palmeras datileras, con la finalidad de conocer el estado de sus poblaciones. Para ello también se contará con la colaboración de la Universitat Politècnica de Valencia.

Actuaciones en 72 horas
La Concejalía de Parques y Jardines mantiene un protocolo de actuación por el que los empleados del departamento de jardinería acuden a supervisar el arbolado de una zona en el caso de que algún ciudadano avise de que ha ocurrido alguna eventualidad, como las caídas de los últimos días. En menos de 72 horas, los empleados de este área actúan sobre la zona afectada.
Los ciudadanos pueden ponerse en contacto con este departamento a través del servicio telefónico 010.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook