05 de agosto de 2012
05.08.2012

El tesoro islámico de la avenida Constitución vuelve a brillar

06.08.2012 | 02:40

El Instituto Valenciano de Conservación limpia y restaura las monedas dos años después del hallazgo

El Instituto Valenciano de Conservación y Restauración ha terminado la limpieza del tesoro de monedas islámicas hallado en noviembre de 2009 durante unas excavaciones arqueológicas en la calle Constitución. El tesorillo, formado por mil monedas de oro y plata del siglo XI, ha estado custodiado y en espera de restauración en el depósito arqueológico municipal de Vara de Quart más de dos años, hasta que a principios de 2012 el instituto que dirige la ex directora general de Patrimonio, Carmen Pérez, asumió la restauración.

El tesoro de la avenida Constitución fue una de las piezas que más llamó la atención de a alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, durante su visita a los almacenes de Vara de Quart en septiembre del año pasado. En un primer momento se anunció que los técnicos del Servicio Municipal de Arqueología (SIAM) se encargarían de limpiar y separar con ultrasonido y bisturí las monedas, que aparecieron amalgamadas dentro de una vasija de cerámica. Sin embargo, ha sido el Instituto de Conservación el que finalmente ha asumido la intervención.

El SIAM lleva años con las inversiones bajo mínimos y es uno de los departamentos que más está acusando la crisis. En el almacén hay depositados varios tesoros, sobre todo de época islámica, que aparecieron entre los años 2001 y 2009, la época del «boom» urbanístico. Entre los más recientes se encuentran los de las calles Luis Vives, Tapinería y el PAI del Mercat, así como el de la calle Constitución.

La previsión es que la concejala de Cultura, Mairén Beneyto, presente el conjunto numismático en septiembre. En estos momentos una experta en numismática está estudiando las monedas para datarlas y determinar el momento de la ocultación y el contexto histórico, normalmente épocas de convulsión social o contienda bélica. Se baraja la hipótesis de que el tesoro podría haber sido escondido entre el final del Califato de Córdoba y el inicio de los reinos de Taifas, un momento convulso en el que se pasó de un estado unitario y a otro con distintos centros de poder.

El tesoro islámico de la calle Constitución está formado por mil monedas, la mayoría de plata (dirhar) y una veintena de oro (dinar) y algunos especialistas lo han comparado con el tesoro de la calle Santa Elena, expuesto en el Museo de Prehistoria de Valencia. El de Santa Elenea es un excepcional conjunto numismático compuesto por 1.940 piezas de oro que llegan hasta final del siglo XI.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook