07 de agosto de 2012
07.08.2012

La Catedral buscará los restos de la seo visigoda y la mezquita en el subsuelo

Tras dos años de tramitación de los permisos, el cabildo espera en breve luz verde de Patrimonio

08.08.2012 | 01:55

Las obras para la ampliación del Museo Catedralicio van a brindar la oportunidad de excavar de nuevo en el subsuelo de la catedral, todo un santo grial para los arqueólogos. En la intervención, está previsto rescatar y hacer visitables los restos de la mezquita, del campanario del siglo XIII e incluso de la antigua catedral visigótica. Tras dos años tramitando los permisos ante la Dirección General de Patrimonio, el cabildo espera luz verde en breve.
Existen contados precedentes de excavaciones en la catedral. En los años sesenta se intervino en el exterior de la sala del Santo Cáliz, en la calle Barchilla, y en 2003 se hizo una prospección en la capilla de San José.
Según explica el arquitecto de la catedral Salvador Vila en una entrevista a la Revista de la Catedral, "lo mejor por descubrir" en la seo "está debajo del Museo Catedralicio y de la cripta de la capilla del Santo Cáliz". "En los subterráneos del museo, bajo el forjado, hay restos de la catedral más primitiva, restos visigodos y romanos, y también de la antigua mezquita, que seguramente estaba bastante próxima al crucero y presbiterio", apunta el arquitecto.
Salvador Vila ha comprobado en persona la existencia de restos arqueológicos en el subsuelo del museo.La calle Barchilla, contigua a la fachada de la catedral donde está el museo, "se encuentra 3,6 metros por encima de lo que era la calzada romana, como se puede comprobar bajo el museo de la Catedral", explica.
La idea es recuperar estos restos y dejarlos a la vista integrados como parte del museo, según avanzaron fuentes de Avan a este diario. Hay mucho "entusiasmo" con esta intervención y la idea es "ponerla en marcha cuanto antes para hacer visibles los restos", añadieron las mismas fuentes. Los técnicos de Cultura han visitado varias veces la catedral para conocer los detalles del proyecto arquitectónico y, a priori, "no hay objeciones", asegura Vila.
La ampliación del museo pasa por rehabilitar una planta superior encima de la actual y otra inferior. Para ello "habrá que excavar debajo porque hay muchos restos de la catedral primitiva y, quizás, de la mezquita".
La previsión es licitar la obra y dejar la intervención arqueológica en manos de los especialistas de la empresa adjudicataria.
De la mezquita mayor, que se erigió en el siglo VIII y sobre la cual se construyó la catedral, apenas existe información por lo que su localización sería un hallazgo de primer orden.
Se espera que la excavación que promueve el cabildo de la catedral, pese a acotarse en un ámbito reducido como es el del museo, aporte más información sobre el conjunto episcopal cristiano del siglo VII de Valencia. A espaldas de la catedral, en el yacimiento de la Almoina ahora convertido en museo de las ruinas de época romana, visigoda y árabe, el Servicio Municipal de Arqueología localizó la estructura del baptisterio de la catedral visigótica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook