08 de agosto de 2012
08.08.2012
ÚLTIMA HORA
El Gobierno propone a Rosa María Mateo como administradora única de RTVE

Los "clotxiners" buscan nuevos mercados ante la caída de la demanda

El presidente de la Agrupación, Juan Aragonés, asegura que los restaurantes compran la mitad de género y tardan más en pagar

08.08.2012 | 02:34
Una de las 22 bateas del puerto de Valencia.

La "clòtxina", uno de los moluscos valencianos más apreciados,también acusa la crisis. La demanda de uno de los productos estrella de bares y restaurantes en verano ha bajado obligando a los "clotxiners" del puerto de Valencia a ampliar horizontes y buscar más clientes en restaurantes y mercados para poder vender toda la producción de la temporada, unas 350 toneladas.
En la "recta final" de la temporada, que dura tres meses y medio, el presidente de la Agrupación de "Clotxiners" de Valencia, Juan Aragonés, considera que ha ido "bien" pero la venta se ha ido resolviendo "poco a poco".
"Todo está apretado, la restauración está sufriendo la crisis y muchos restaurantes han cerrado y eso se refleja en el volumen de compra del producto", explicó.
Aunque la producción se mantiene entre las 300 y las 350 toneladas, se coloca en más unidades de venta porque los restaurantes que antes "se quedaban cuatro o cinco sacos para el fin de semana, ahora se quedan dos".
Hay que buscar alternativas, puntualizó Aragonés, quien lamenta las limitaciones de venta y los riesgos de un negocio con una franja de ingresos corta, ya que la temporada se desarrolla de mayo a agosto.
Los productores de clóchina "tienen que buscar en más campos, más alternativas", lo que se traduce en un mayor número de restaurantes clientes y de puestos de venta de Mercavalencia.
Un problema añadido es el cobro de la mercancía que "se dilata más" aunque se mantiene el mismo precio que hace siete u ocho años, con un valor de mercado de 1,5 millones de euros -a cinco euros el kilo-. El precio, explica Aragón lleva varios años sin moverse.
En el puerto de Valencia hay ubicadas 22 unidades de producción o bateas dedicadas al cultivo de la "clòtxina", que cuenta con la marca de calidad CV y cuya comercialización está destinada al comercio mayorista y minorista.
"La calidad es muy buena y somos competitivos", según Aragonés, en un sector que sigue aplicando los procesos tradicionales.
La "clòtxina" cultivada en Valencia se diferencia del mejillón por su menor tamaño, una tonalidad más suave y un sabor más intenso. Además se reproduce una vez al año, mientras que el mejillón lo hace todo el año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook