08 de agosto de 2012
08.08.2012

El Servicio de Arqueología se ofrece a colaborar en la excavación de la Catedral

Albert Ribera valora que se hagan prospecciones en la ciudad y asegura que la Seo es una zona "muy interesante"

08.08.2012 | 02:34
Recreación de la catedral visigoda de Valencia.

El anuncio del cabildo de la Catedral de Valencia de que en breve empezarán a excavar el sótano del Museo Catedralicio en busca de los restos de la catedral visigoda y la mezquita fue bien acogido ayer por los arqueólogos de la ciudad, que consideran la Seo y su entorno una zona "muy interesante" desde el punto de vista arqueológico.
Se sabe que la mezquita mayor de Valencia se construyó en el siglo VIII aprovechando el edificio de la catedral visigoda como ocurrió con las mezquitas de Córdoba y Sevilla, pero no existe información material fiable sobre esta construcción que estuvo en uso desde el siglo VIII al XIII, apunta un arqueólogo experto en la época islámica.
Hace años, en la reforma del Palacio Arzobispal, los arqueólogos se toparon con un arco de yeso que podría atribuirse a la antigua mezquita. Es el único hallazgo relacionado con ella. Esta construcción es "una gran desconocida", apunta el jefe del servicio municipal de arqueología (SIAM) de Valencia, Albert Ribera.
Aunque, a priori, la intención del cabildo es sacar a licitación el proyecto de ampliación del museo y dejar en manos de una empresa de arqueología la prospección en el sótano, el jefe del SIAM ofreció su colaboración a los responsables de la Catedral.
Ribera ha dirigido varias excavaciones en el entorno de la Seo, la más importante, la del yacimiento de la Almoina donde se encuentran las ruinas de la ciudad fundacional romana. "Nosotros tenemos toda la información arqueológica de lo que rodea a la Catedral y tratamos de completar el mapa de la ciudad".
Una de las zonas donde es seguro que se encuentran los restos del altar de la catedral visigoda y, según algunas hipótesis, la tumba de San Vicente, es el subsuelo de la plaza ubicada entre el museo de la Almoina y la catedral.
Según Ribera, en el sótano del Museo Catedralicio pueden aparecer restos más marginales del conjunto episcopal, así como ruinas de época romana e islámica.
En este sentido, apuntó que en un momento en que nadie excava en la ciudad es bueno que la Catedral emprenda este proyecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook