13 de agosto de 2012
13.08.2012

El palacete del Jardín de Monforte presenta desconchones en sus paredes

La reforma del enclave costó 1,3 millones del "Plan Zapatero" y las obras se desarrollaron durante 15 meses

13.08.2012 | 02:58
Las humedades causan desconchones en la pared.

Las paredes del palacete del Jardín de Monforte, uno de los más importantes de Valencia, presentan desconchones y grietas provocadas por humedades, según ha denunciado la asociación Cercle Obert de Benicalap. Por ese palacete se debería, además, acceder al enclave ajardinado, aunque ahora se entra a él por un lateral. El Jardín de Monforte es uno de los más visitados de la ciudad -principalmente por ser uno de los lugares elegidos por muchos vecinos para celebrar enlaces matrimoniales-, y es Jardín Histórico Nacional desde 1941. En abril el parque abrió sus puertas tras una rehabilitación que comenzó en 2010.
Las obras estuvieron lastradas por importantes descubrimientos arqueológicos, e incluso por la imputación del concejal de Urbanismo, Jorge Bellver, de un delito de prevaricación por no pedir un informe a la Dirección General de Patrimonio, dependiente de la Conselleria de Cultura, sobre si se podía o no modificar el subsuelo de un Bien de Interés Cultural. Las obras en cuestión se centraban en un aparcamiento subterráneo junto al jardín. Los trabajos del garaje provocaron daños en el arbolado del parque y Cercle Obert dio la voz de alarma. Tras un proceso judicial que duró tres año, Bellver fue absuelto.

Deficiencias
Sin embargo, la asociación Cercle Obert lleva meses insistiendo en las deficiencias que, según la entidad, están presentes en el jardín. Entre ellas, destaca la falta de apertura de los aseos y de señalización informativa en el jardín.
Además, Cercle Obert considera que las obras que se han llevado a cabo en este histórico enclave y que han costado 1,3 millones de euros del "Plan Zapatero" son "insuficientes e incompletas".
Cuando el jardín histórico abrió sus puertas en abril de este mismo año, lo hizo con su muro intacto. En teoría, esa pared tenía que convertirse en una verja abierta, pero finalmente se fortaleció por dentro y continúa en pie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook