Los datos facilitados por Esquerra Unida sobre el cobro del IBI en la ciudad de Valencia, concretamente el hecho de que a 31 de agosto estén pendientes de cobro 50 de los 196 millones previstos (25%), han provocado un agrio debate entre este grupo de la oposición y el equipo de Gobierno municipal, que niega la veracidad de esas cuentas.

El vicealcalde Alfonso Grau, coordinador del área económica del Ayuntamiento de Valencia, aseguró ayer que la declaración de la concejala de EUPV Rosa Albert fue "errónea", como lo es su consiguiente apreciación, dijo, de que los ingresos de este año serán más bajos de lo previsto.

Según sus datos, dentro del periodo voluntario de pago -del 1 de marzo hasta el 30 de abril- fue abonado el 87,2% del padrón del IBI, es decir, 174 millones de euros de un padrón total de 199 millones.

Se trata, por tanto, de una situación parecida a la del año pasado, dijo, cuando el padrón del IBI ascendía a 180 millones (este año ha subido un 10%) y se habían pagado en periodo voluntario 158 millones, un 87,9%.

Rosa Albert, sin embargo, insistió en que sus datos son los correctos y aportó documentación del propio Ayuntamiento en la que se indica que a 31 de agosto sólo se habían cobrado 145 millones de los 196 que habían sido facturados realmente. Es decir, falta por cobrar una cuarta parte del total previsto.

"Esquerra Unida es un grupo político serio, que no se inventa ningún dato ni maquilla la realidad económica del Ayuntamiento de Valencia", aseguró Rosa Albert, que se propone llevar esta discusión al próximo pleno a la Comisión de Hacienda.

Revisión del catastro

Al hilo de este debate, Alfonso Grau también aseguró que el Ayuntamiento de Valencia es uno de los que más bajo tienen el IBI porque no ha revisado el catastro "desde hace catorce o quince años". Según dijo, el equipo de Gobierno municipal se ha negado a ello porque "veía venir la crisis de la construcción y la caída del precio de la vivienda", que ha hecho que en otras ciudades que lo revisaron en los últimos años ahora tengan un catastro sobrevalorado. Valencia no dará ese paso "hasta que los precios no se hayan estabilizado", anunció.