19 de octubre de 2012
19.10.2012

El galápago europeo inicia la reconquista de la Albufera

El «Emys orbicularis», conocido como tortuga de estanque, ha criado por primera vez tras su reintroducción en el área del Tancat de La Pipa

23.10.2012 | 03:43
Primer ejemplar de «Emys orbicularis» nacido en la Albufera desde su extinción en los sesenta.

La «tortuga de estany» desapareció del lago de la Albufera a finales de los años sesenta coincidiendo con los momentos de mayor contaminación en las aguas del parque natural. El pasado 4 de octubre, un grupo de voluntarios de Acció Ecologista-Agró que colabora en la gestión del Tancat de la Pipa confirmaba el nacimiento de un ejemplar de «Emys orbicularis». El hallazgo representa un paso muy destacado en el proyecto para consolidar una población viable de esta especie, amenazada por la contaminación pero también por la expansión, hasta ahora imparable, de la exótica e invasora tortuga de Florida.

El 27 de junio, un grupo de voluntarios del Proyecto Emys de Acció Ecologista-Agró liberaban 12 tortugas de estanque (Emys orbicularis) en el Tancat de la Pipa, un área de reserva habilitada por la Confederación Hidrográfica del Júcar que gestionan los ecologistas y la Sociedad Española de Ornitología (SEO).

Desde entonces, los voluntarios, en colaboración con técnicos de la Conselleria de Infraestructuras y Medio Ambiente asignados al proyecto europeo Life Trachemys han ido liberando y realizado el seguimiento „incluyendo el uso de radiotransmisores„ de 46 galápagos europeos, además del de otros 10 ejemplares de la también autóctona tortuga ibérica o «Mauremys leprosa».

El objetivo último del proyecto es hacer viable una población de tortugas como las que habitaron los humedales valencianos hasta la aparición de amenazas como la contaminación, el descenso de los aportes hídricos o el incremento de las poblaciones de «Trachemys scripta» o tortuga de Florida, introducida para su uso en acuarios y estanques, que se ha adaptado perfectamente al ecosistema del marjal mediterráneo.
Los ecologistas y técnicos consideran «esencial» la existencia de este nacimiento. El primer individuo conocido de «Emys orbicularis» nacido en la Albufera en los últimos 40 años fue hallado por una voluntaria retozando en la arena cuando apenas ocupaba la superficie de una moneda de 50 céntimos.

El ejemplar ha sido trasladado temporalmente al Centro de Investigación de la Piscifactoría del Palmar para ponerlo a salvo de sus depredadores. Dentro de unos meses volverá de nuevo al Tancat, explicaron fuentes de AE-Agro.
Proyectos similares que afectan a las tortugas autóctonas se están desarrollando en la Marjal d'Almenara, el río Canyoles (Moixent), la Marjal dels Moros y la Marjal de Rafalell i Vistabella (Massamagrell).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook