24 de noviembre de 2012
24.11.2012
Estudio

Solo el 10% de conductores dejaría el coche por la bici

27.11.2012 | 02:35
Un estudio de la Universidad Politécnica de Valencia revela que muchos conductores que habituamente viajan en su coche harían sus desplazamientos en bicicleta o a pié.

Un usuario que recorre cuatro kilómetros en automóvil tardaría seis más a pie y en metro y ahorraría unos 29 euros anuales

Un estudio realizado por el equipo de movilidad urbana del departamento de Ingeniería e Infraestructura del Transporte de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) revela que el 10 % de los conductores que habitualmente viaja en coche haría sus trayectos en bicicleta o a pie.

Se trata del estudio "Movilidad en personas en ámbitos urbanos y pautas sostenibles de desplazamiento" (MARYPOSA) sobre la disponibilidad a usar modos de transporte no motorizados por los usuarios de coche y transporte público.

El trabajo, financiado por el Ministerio de Fomento, ha estudiado la movilidad del área metropolitana de Valencia y plantea la posibilidad de "optimizarla" desde el punto de vista tanto económico como medio ambiental con el objetivo de mejorar la calidad de vida en la ciudad y aminorar la gran densidad de tráfico.

El profesor del departamento de Transporte de la UPV Tomás Ruiz ha explicado a EFE que en el estudio participaron unas doscientas personas, conductores habituales de transporte privado, que "fueron reclutados cuando estaban aparcando a la vuelta de sus trabajos".

El estudio consistió en hacerles una encuesta de hábitos de movilidad que determinó su mayor uso del transporte privado para posteriormente, someterlos a acciones "persuasivas para motivarles a usar menos el coche".

Entre esas acciones, se les dio información "personalizada sobre cómo cambiar desplazamientos concretos y qué impacto tendrían en su economía personal y en la reducción de emisiones contaminantes" y se les facilitó ejemplos concretos de esos ahorros.

Según uno de esos ejemplos, para un recorrido de 4 kilómetros y una media de 288 viajes al año, el usuario realiza 1.152 kilómetros, consume unos 161 litros de gasolina al año, se gasta en combustible casi 218 euros y emite más de 387 kilos de CO2 a la atmósfera.

En la propuesta, que plantea hacer parte del recorrido a pie y en metro, el usuario tardaría 21 minutos, "sólo seis más por viaje" y podría ahorrar algo más de 29 euros anuales.

Según Ruiz, estás técnicas de persuasión en las que se indica con ejemplos los ahorros conseguidos son metodologías "efectivas y baratas de implementar".

"Después volvimos a repetir la encuesta sobre los hábitos de movilidad para recoger y comparar los datos y vimos que se reducía del cerca del 10 % el numero de viajes que planeaban hacer en coche", ha destacado Ruiz, quien considera esta reducción "significativa".

Ruiz ha explicado que los encuestados participaron en coloquios en los que visionaron vídeos de gente que contaba cómo había reducido el uso del coche y recibieron una charla de un médico deportivo y un cardiólogo sobre la relación entre el hábito de la movilidad y la salud.

"Muchos de los que participaron en la investigación son conductores habituales que ni siquiera esperaban poder moverse en bicicleta o a pie", ha resaltado el profesor, quien considera que se les hizo ver que, "desde el punto de vista individual también hay ventajas en no usar el coche".

El profesor de la UPV considera que la falta de información y la "mala imagen" que se tiene de uno mismo cuando se viaja en bici o transporte público son "barreras muy claras" contra este cambio de hábito.

En su opinión, la instalación en Valencia del sistema de alquiler de bicicletas Valenbisi fue "una revolución" porque muchos de sus usuarios eran habituales conductores de coche y este sistema les facilitó cambiar de hábito porque, según desvelaron durante el estudio, "era más sencillo porque le evitaba comprarse una bicicleta y preocuparse de guardarla".

El uso de la bicicleta, según Ruiz, "choca" con la normativa vigente, ya que en Valencia esta prohibido circular por la acera y hay que ir por el carril bici o la calzada.

Sin embargo, según Ruiz, tanto conductores como ciclistas "no están acostumbrados a compartir calzada" y ello hace necesario, en su opinión, una "mayor formación vial para que se respeten más mutuamente".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook