24 de febrero de 2013
24.02.2013

Un seguro común para las fallas amplía la cobertura de accidentes en un millón

La Interagrupación invita a las comisiones a sumarse a una póliza que completa el contrato de la JCF

24.02.2013 | 01:24

Objetivo cumplido. La Interagrupación ha conseguido uno de los objetivos propuestos para este ejercicio fallero: conseguir un seguro común que amplíe o complete la cobertura de la póliza de la Junta Central Fallera (JCF) ante cualquier posible accidente. Y es que lo ocurrido en la falla Azcárraga -tras la explosión de una furgoneta con material pirotécnico que provocó cuantiosos daños - ha supuesto un antes y un después para los protagonistas de la fiesta grande de la ciudad.
En la actualidad el seguro de accidentes con el que cuenta la Junta Central Fallera (JCF) cubre un millón de euros como máximo por siniestro y 3,6 millones por anualidad. Es decir, en total, la JCF dispone de 3,6 millones para uno o varios accidentes que se produzcan en la ciudad, pero por cada siniestro el máximo se fija en un millón. Los pirotécnicos, por su parte, también disponen de un seguro que cubre daños hasta los 600.000 euros. Tras el accidente de Azcárraga, tanto la cobertura contratada por la JCF como la de la empresa pirotécnica (en total unos 2 millones de euros) se quedaron cortas al ser insuficientes para abonar el coste millonario de los daños ocasionados.
Sin embargo, con el acuerdo alcanzado por la Interagrupación con una compañía aseguradora, las 225 comisiones que forman parte de esta asociación (de las 382 que hay en la ciudad) dispondrán de un millón más de cobertura, que no es poco, siempre que se adscriban al seguro común.
"En la última junta de la Interagrupación planteamos el tema a las fallas para ver cuántas están dispuestas a adscribirse. No nos parece correcto airear el coste de la cuota pero podemos avanzar que es una cuantía más que asumible por las comisiones. La propuesta tuvo muy buena acogida pero aún no sabemos el número de comisiones que se van a sumar a esta póliza común. Las negociaciones se centraron en las empresas más potentes porque eran las que podían responder, y así ha sido", explicó ayer el presidente de la Interagrupación, Antonio Sánchez. Y es que tras el primer accidente de dimensiones desconocidas hasta el momento algunas fallas prefieren guardarse las espaldas porque más vale prevenir que curar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook