19 de julio de 2013
19.07.2013

Los caídas por el suelo deslizante cuestan 22.000 euros a un centro de mayores

La conselleria reformó la residencia en 2009 e instaló un suelo que resbala Sólo en pagos por indemnizaciones se han gastado 12.880 euros

19.07.2013 | 00:00
El CEAM del Cabanyal se ubica en la calle Pintor Ferrandis.

Es un centro de mayores -el Centro Especial de Asistencia al Mayor (CEAM) Cabanyal- pero las caídas y resbalones se suceden de tal forma que tanto el delegado de Prevención, José M. Pascual (de Intersindical) como la directora del centro ya no saben cómo alertar a la Conselleria de Bienestar Social del "riesgo real" que sufren a diario los usuarios y los trabajadores. Y es que el pavimento que eligió el Consell en 2009, cuando reformó el centro, no fue el adecuado. De hecho, varios informes alertan de que el suelo "no reúne las condiciones específicas de resistencia al deslizamiento". Y ni con esas. Es más, en dos años, la Conselleria de Bienestar Social ha invertido 11.875 euros en distintos tratamientos para evitar que el suelo resbale y 12.880 euros en indemnizar a las víctimas accidentadas. Sin embargo, nadie se hace responsable de la elección del pavimento y eso que la Generalitat invirtió 360.317 euros en reformar este centro de mayores y en cambiar 928 metros cuadrados de suelo.
Desde la delegación de Prevención de la Conselleria de Bienestar Social aseguraron ayer que hace dos años se notificó por primera vez el riesgo de caída en el centro por el suelo deslizante "y el número de resbalones sigue en aumento" sin que la conselleria "ponga remedio a un problema grave y real".
De hecho, el pasado 3 de julio tuvo lugar el último accidente. Ocurrió a las 12 horas y la víctima fue un usuario de 85 años al que recientemente le había extirpado el páncreas por un tumor. "Tras el proceso hospitalario le han detectado una rotura de costillas y vértebra. La familia no quiere que esto vuelva a suceder y estudia una posible demanda por responsabilidad patrimonial, reconocida en el artículo 106.2 de la Constitución", afirmó ayer el delegado de prevención de Intersindical, José M. Pascual. Además, una semana antes, (el 27 de junio) se produjo otro accidente, esta vez con dos empleadas del centro -dos ayudantes de residencia- que se resbalaron mientras se cambiaban de ropa en el vestuario.
"Habrá que empezar a señalar y determinar las responsabilidades establecidas en el Código Penal. El máximo responsable de la Conselleria de Bienestar Social dispone de los informes de la directora del centro, del servicio de Prevención, del delegado y de la oficina técnica. Conoce la chapuza y el riesgo que supone pero no soluciona el problema y solo aplica parches en forma de aditivos químicos para salir del paso", criticó Pascual, tras asegurar que esta forma de actuación "es una muestra más del desinterés por los Servicios Sociales. No se trata de incrementar el gasto público en tiempo de crisis. Se trata de evitar más desgracias porque ya son muchos los accidentados".

El último informe enviado por la dirección del CEAM Cabanyal data del 4 de julio, el día después del último accidente registrado. En el texto, la responsable, Rosa Soriano, afirma que, a pesar de que el centro sigue el protocolo de limpieza, la indicación ante cualquier caída "es que utilicemos el producto cada día si vemos que hay zonas que resbalan más. Además, alegan que no es tanto la utilización del producto como la forma de limpiar". Sin embargo, la directora recalca que "seguir el protocolo que plantea la empresa resulta inviable" ya que "en un centro con tantos usuarios y movimiento al día, la limpieza debe ser ágil y llevadera para que sea efectiva". Por ello, a Soriano no le tiembla el pulso al afirmar que "no se ha resuelto el problema del suelo en el CEAM Cabanyal desde 2009 hasta la fecha" además de asegurar que las soluciones aportadas "no han sido efectivas, existiendo contradicciones y lagunas en las informaciones que se ofrecen". Por ello, la dirección del centro exige una "solución definitiva y viable al problema". m. rosvalencia

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook