03 de noviembre de 2013
03.11.2013

La nueva biblioteca de Castellar lleva un mes abierta sin libros ni encargado

Compromís asegura que la planta baja está inactiva «porque no se ha instalado el centro sanitario»

04.11.2013 | 00:24
La zona infantil de la biblioteca de Castellar, vacía, y el recibidor de la misma, sin conserje ni encargado.

La concejala de Compromís Consol Castillo y el ssecretario local de Compromís en Castellar, Àlex Ramón, denunciaron ayer deficiencias en el Centro Cívico de Castellar, inaugurado hace tres meses, tales como la falta de libros en la biblioteca o la ausencia de encargado o de conserje.
«El centro cívico es un cúmulo de deficiencias y un claro ejemplo de mala gestión. La planta baja está inactiva puesto que no se ha instalado el centro sanitario previsto. También destacan que un edificio de esta envergadura, no disponga de conserje, sino que la persona que explota el servicio bar es quien hace las funciones de este, encargándose de abrir y cerrar las puertas principales del edificio», explicaron ayer los dos miembros de Compromís, que relataron que estas deficiencias «dieron lugar a una cómica situación hace unas semanas», cuando el camarero «cerró el edificio a las 20 horas, pero dos policías locales se quedaron atrapados en su interior, teniendo que telefonear para que acudieran a abrirlos».
Según Ramón, la biblioteca, que se abrió al público el 1 de octubre, «actualmente no dispone de ningún bibliotecario, de este modo, los pocos libros que hay están amontonados sin ningún orden, y al alcance de cualquier usuario, con el riesgo de que los saquen sin control, mientras que el espacio dedicado a la literatura infantil no hay ningún libro». Además, «las luces se apagan automáticamente pasado cierto tiempo después de encenderlas haciendo imposible una lectura tranquilla y atenta. Tampoco hay acceso en internet ni por wifi ni mediante ningún sistema», critica Ramón, que tilda la situación de «incomprensible».
Los representantes de Compromís aseguraron la desorganización es «de tal magnitud» que aunque el horario oficial es de 16.30 a 21 horas, «muchos días, hacia media tarde, el camarero desaloja el edificio, haciendo imposible el cumplimiento de los horarios oficiales». Castillo exigió ayer a Rita Barberá y al concejal de Pedanías, Vicente Aleixandre, que dejen de hacer «populismo grosero», y que completen los servicios necesarios del Centro Cívico, «para que los ciudadanos puedan utilizarlo».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook