24 de enero de 2014
24.01.2014

Un adosado para las lechuzas

Ornitólogos enseñan a construir cajas nido con palets de madera para favorecer la nidificación de las rapaces nocturnas

24.01.2014 | 00:00
Un adosado para las lechuzas

Un aliado útil. La Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO) intensifica las acciones del proyecto "Mussols" para recuperar la población de lechuzas y autillos y rescatar su protagonismo como rapaces útiles para entornos urbanos.

Las lechuzas siempre estuvieron ahí, asustando a veces a quien inadvertidamente reventaba sus pacientes esperas nocturnas desde el árbol de un parque o bajo una cornisa. Las películas de Harry Potter recordaron a mucha gente su existencia y las hicieron populares aunque tiempo la Sociedad Valenciana de Ornitología (SVO), ajena a las modas, había iniciado una ambiciosa campaña -"Proyecto Mussols"- destinada a recuperar las población de rapaces nocturnas en el entorno de la ciudad de Valencia y su huerta.
En este contexto, la SVO ha organizado para el próximo sábado, 25 de enero, un taller de construcción de cajas-nido para lechuzas y autillos fabricadas a partir de "palets" de madera en el tramo 2 del Jardín del Turia.
El objetivo es "sembrar" de cajas nido los parques urbanos y todo el entorno de huerta que rodea la ciudad y que hasta hace poco constituía el hábitat natural de la "Òliba" (lechuza) y el "Xot" (autillo).
Según diveros estudios, de las cinco especies de rapaces nocturnas más comunes, tres de ellas. el autillo europeo, la lechuza común y el mochuelo europeo, asociadas a zonas de mosaicos agropecuarios, han perdido población respecto al año 2006.
Antonio Pérez, uno de los responsables del "Proyecte Mussols" para la defensa y recuperación de las poblaciones de rapaces nocturnas asegura que las cajas nido se han mostrado "muy eficaces" para favorecer la nidificación de las pequeñas rapaces en entornos donde ha desaparecido paulatinamente.
"La lechuza es un ave íntimamente unida a la agricultura valenciana y muy presente hasta hace poco en todas las huertas que rodean la ciudad", explica Antonio Pérez, quien considera a la "Òliba" como "un aliado de primer orden del agricultor", estabilizando las poblaciones de micromamíferos mediante caza pequeños roedores que perjudican a la agricultura. Su declive está asociado al uso de pesticidas y otros venenos, pero también a la desaparición de los lugares de cría.
"La demolición de barracas y casas de campo y la obsesión por cerrar todos los huecos de las antiguas cambras han dejado a la lechuza sin lugares de nidificación y urge recuperarlos", añadió el experto. Para ello cuentan con la "gratitud" de la "Òliba", común a otras aves que responden de inmediato a cualquier mejora en sus condiciones
La campaña "Mussols" incluye multitud de iniciativas en los que la construcción de cajas-nido es solo un apartado más. "Vamos a distribuir un díptico por toda la zona que rodea la huerta pidiendo la implicación de la gente para que favorezca la nidificación de las lechuzas", explicó Antonio Pérez.
Respecto al autillo o "Xot", también con sus poblaciones en declive, su ecología es ligeramente diferente. Se acerca más a los entornos urbanos y habita ya en algunos parques de Valencia y su entorno (Burjassot). "Si alguien cree que está de sobra en la ciudad cabe recordar que el autillo se alimenta de las repelentes cucarachas y de otros insectos que pueden acabar en plagas", afirma el especialista Antonio Pérez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído