Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica

Una Dolorosa a la última moda levanta ampollas

Un consiliario de la Semana Santa Marinera critica el nuevo atuendo de la imagen de los Granaderos del Grau, obra del diseñador Miguel Vizcaíno, al considerarlo demasiado festivo: «Es un sinsentido»

La imagen de la Virgen de los Dolores, con el atuendo nuevo. Levante-EMV

El nuevo traje de hebrea de Nuestra Señora de los Dolores del Grau, la imagen de la Cofradía de Granaderos del Grau y que se encuentra en la Iglesia de Santa María del Mar, ha suscitado las críticas de uno de los consiliarios de la Semana Santa Marinera, el sacerdote de la parroquia de los Ángeles del Cabanyal, José Luis Barrera, que ha calificado la iniciativa de «sinsentido». El párroco de la Iglesia de Santa María, Antonio Díaz Tortajada, consiliario del que dependen los granaderos, aseguró ayer en declaraciones a Levante-EMV que el vestido no es «denigrante» ni «pone en tela de juicio la imagen».

Barrera se mostró muy crítico en su blog con el vestido de hebrea con el que se ha ataviado a la imagen. La prenda es obra de Miguel Vizcaíno, ganador de la Valencia Fashion Week 2012, con el premio Tendencia al Mejor Diseñador Valenciano por su colección «Áuril». Se trata de un atuendo «sencillo, acorde a la ocasión que lo requiere, compuesto por un vestido en terciopelo granate, un manto azul klein también en terciopelo, ambos forrados de raso blanco, un pañuelo en hilo de algodón modelado con pliegues alrededor de la cabeza, y otro pañuelo y fajín a conjunto, que completan el atuendo», según informó ayer el propio diseñador a través de un portavoz. El vestido incluye una aureola de plata con 12 estrellas rematadas con 12 piedras azules a juego con el manto.

El consiliario del Cabanyal comparó el traje con los que se ponen a las imágenes de la Semana Santa andaluza: «A las vírgenes andaluzas se las suele vestir en algunos tiempos litúrgicos de distintas maneras; por ejemplo, de hebrea en el tiempo de Cuaresma. Muy propio ese espíritu andaluz tan lúdico y tan plástico que es capaz de adornar las cosas más simples y sencillas». El párroco señala que las vírgenes dolorosas del Cabanyal son «más serias y siempre van de luto, y de luto severo, aunque rompan éste la mañana del Domingo de Resurrección, con sus mantos blancos porque se han encontrado a su Hijo Jesús que estaba muerto, y ahora resucitado vive para siempre». «El manto negro, la túnica negra, es la expresión de un dolor desgarrado, que simboliza aquel que sentían las madres y esposas de los marineros que esperaban angustiadas y ansiosas, desde la playa y oteando el oscuro horizonte, el regreso sus barcas adentradas en el mar proceloso», comenta Barrera en su blog.

Las quejas del consiliario fueron respondidas ayer con diplomacia por su colega del Grau. Díaz Tortajada aseguró que no había «problema alguno» en el vestido de la Dolorosa de los Granaderos, que volverá a su atuendo habitual el próximo 10 de abril, víspera del Viernes de Dolor, cuando se vestirá de negro. «No es un atuendo degradante ni pone en tela de juicio la imagen, no hay ningún problema», comentó Díaz Tortajada.

La Cofradía de los Granaderos, una de las más antiguas de las que procesionan actualmente en la Semana Santa Marinera „tiene sus orígenes en la Guerra de la Independencia a principios del siglo XIX„, estrenará este año, además del vestido nuevo durante la Cuaresma de la Virgen de los Dolores, un nuevo anda que portarán hasta 16 personas y que saldrá a la calle, por primera vez, el Domingo de Ramos, en el traslado de la imagen al local del Santísimo Ecce-Homo.

Compartir el artículo

stats