La concejala del grupo municipal de Esquerra Unida en el Ayuntamiento de Valencia Rosa Albert ha criticado «la mala conservación y estado de abandono de un espacio ajardinado sito en la calle Doctor Julià Celma, en el distrito de Quatre Carreres, ya que lo único que puede encontrar el ciudadano que lo visite es la tierra completamente seca, escasos bancos así como los restos de lo que en su día serían asientos o juegos infantiles».

La edil, que ha visitado esta semana la zona tras varias quejas vecinales, ha argumentado que «la crisis económica no puede ser la excusa una vez más para no actuar y tener un correcto mantenimiento de los jardines y, sobre todo, no se puede ser selectivo a la hora de priorizar los recursos, dedicándolos en los barrios más céntricos o con más poder adquisitivo y dejar en un segundo término los barrios y distritos más desfavorecidos como es el de Quatre Carreres».

Albert explicó ayer en un comunicado que las manzanas de casas que confluyen en las calles de Paco Pierra, Doctor Julià Celma, Hermanos Maristas y adyacentes responden a una idea de ciudad según la cual se crean espacios de uso comunitarios para el ocio y las relaciones sociales.

No obstante, «este modelo amable de ciudad no se debe quedar sólo en el diseño o en la simple ejecución del proyecto sino que, si realmente queremos hacer una ciudad amable y sostenible para toda la ciudadanía, con independencia del barrio o distrito, debemos hacer un mantenimiento de estas zonas de esparcimiento y convivencia», dijo.

Ante esta situación, la concejala de EUPV ha presentado una moción que defenderá en la comisión de Urbanismo del próximo miércoles en la cual solicita que se proceda al acondicionamiento de este jardín lo antes posible.

La conservación de los jardines ha sido en los últimos tiempos uno de los caballos de batalla de la oposición, pues es una de las partidas que se han sometido a recortes y uno de los campos donde más cambios organizativos se han producido.