La alcaldesa de Valencia acuso ayer a la izquierda de «querer tener paralizado el el Cabanyal. «Los que quieren que vaya adelante se han alegrado del acuerdo con el ministerio», añadió. La alcaldesa explicó que «hemos alcanzado un acuerdo político del Gobierno y ahora tenemos que poner en práctica todo lo que contempla». Según la alcaldesa a lo largo del proceso se levantará la orden ministerial, pero no concretó más. «Vamos a trabajar con tranquilidad y con calma», subrayó.

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, acusó a Barberá, de practicar una «huida hacia adelante» con el Cabanyal «antes de unas elecciones» para intentar «perder tiempo», ya que «no se va a resolver el problema» de ese barrio.

«La alcaldesa sabe que esa prolongación, tal como está planteada,"no se hará nunca», manifestó el dirigente socialista. Para Ximo Puig, «se demuestra una vez más» que no existe una voluntad por parte del Ayuntamiento de Valencia de «resolver este problema», sino que «de lo que se trata simplemente es de perder tiempo y de no solucionar de verdad los problemas de los ciudadanos del Cabanyal».

El concejal socialista Vicent Sarrià, cuyo grupo ha registrado preguntas sobre el «supuesto acuerdo» en el Congreso, acusó ayer al término de la Comisión de Urbanismo del ayuntamiento de «mentir» al anunciar «un falso acuerdo» del que no hay constancia en ningún sitio.

El portavoz de EU, Amadeu Sanchis, urgió por su parte a Wert a explicar «en qué punto está ese acuerdo» y «cuánto hay de verdad en lo que dijo la alcaldesa» porque, a su juicio, «el plan de El Cabanyal está más bloqueado que nunca».

El portavoz de Compromís, Joan Ribó, opinó por su parte que «no es comprensible que se presente, como hizo la alcaldesa el pasado viernes, un proyecto que no protege la trama urbana del Cabanyal y que mantiene la prolongación de Blasco Ibáñez».

Para Ribo el acuerdo no es más que «una nueva cortina de humo de Rita Barberá para tapar los continuos reveses que recibe de la justicia su apuesta por la destrucción del Cabanyal.