El PSPV anunció ayer nuevos actos coordinados a nivel municipal, autonómico y estatal con el fin de reivindicar una serie de mejoras en el transporte metropolitano de la ciudad de Valencia. Con este tema sobre la mesa, el secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, se reunió ayer con el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig. Al concluir el encuentro, ambos desgranaron los diversos puntos sobre los que pivota la política del PSPV en este área.

El líder socialista, Ximo Puig, señaló que la capital valenciana atraviesa «momentos complicados» y está «atascada», calificando de «irrelevante» el papel de la Generalitat en su progreso.

Puig criticó con dureza que en los años de gobierno socialista Rita Barberá optara «por la confrontación y no por la solución de los problemas ciudadanos» y que ahora «se haya decantado por el servilismo» y por «aplaudir cualquier decisión de los gobiernos de Rajoy y Fabra; la nada».

Además, exigió a la primera edil, al Consell y al Ejecutivo central que en los Presupuestos Generales del año que viene, ya en fase de elaboración, «asuman su compromiso y se plasmen las partidas correspondientes para el transporte de Valencia». «Hay que poner en los presupuestos lo que corresponde a una ciudad como Valencia, la tercera de España», aseveró Puig. «Entre 2004 y 2010 el Gobierno socialista puso encima de la mesa hasta 500 millones de euros que fueron inhabilitados por la ineficacia de la Generalitat y del ayuntamiento. Los ciudadanos no entienden de fronteras municipales, sí de movilidad», concluyó.

Por su parte, Joan Calabuig hizo especial hincapié en la necesidad de contar con los fondos previstos en la subvención del Estado para el transporte metropolitano, el antes conocido como contrato programa, y recuperar al menos los fondos previstos para 2010. Además, destacó la importancia de finalizar la línea T-2 de Metrovalencia y la conveniencia de no renunciar al túnel pasante. Así, destacó el «trabajo coordinado» de su partido para impulsar «el desarrollo económico de la ciudad», en relación a estas infraestructuras «fundamentales para el futuro».