El portavoz del PSPV en el Ayuntamiento de Valencia, Joan Calabuig, presentó ayer en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea ante empresarios, agentes sociales y compañeros de partido su modelo de ciudad en caso de que los socialistas ganen las elecciones del año que viene. Calabuig apuesta por mirar hacia el fututo pero con un modelo claro del pasado, la Valencia de los año 80 que construyó los «hitos» actuales de la ciudad: «El Jardín del Turia, el metro, el IVAM, el Palau de la Música, La Ciudad de las Ciencias, el parque tecnológico o el soterramiento de las vías bajo la calle Serrería». «Se pensaron para el disfrute de toda la ciudadanía y no sólo en el interés de las élites», aseguró el portavoz socialista, que contrapuso estas infraestructuras a los grandes eventos del PP que «no han permanecido».

Después de recordar la gestión socialista y repasar la actual situación del ayuntamiento y la ciudad, Calabuig propuso sus ideas para «relanzar» Valencia y que no caiga en «decadencia». Eso sí, apuntó, todas serán debatidas y negociadas con los vecinos y agentes sociales. El portavoz socialista defendió que la «rehabilitación del Cabanyal y Ciutat Vella» se debe hacer con la colaboración «público-privada». Esta medida recuerda a la que ya se probó con Cabanyal 2010 en la prolongación de Blasco Ibáñez y que acabó asumiendo el ayuntamiento y la Generalitat ante la salida de las 11 empresas que participaban en la sociedad mixta por el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Calabuig anunció que los socialistas apuestan por «desarrollar la ciudad consolidada y preservar la huerta». «Hay espacio para 40.000 nuevas viviendas y 70.000 vacías por lo que, sin destruir huerta, Valencia podría superar el millón de habitantes». El portavoz socialista aseguró que desde el ayuntamiento se debe favorecer el «relanzamiento de la actividad económica y reducir las desigualdades».

«El puerto es esencial»

El socialista aseguró que la actividad portuaria «debe ser esencial para nuestra ciudad». «Hay que impulsar las autopistas del mar, la marina mercante y los cruceros», añadió, al tiempo que reivindicó la apertura de un museo marítimo, «que en estos momentos se encuentra en cajas de cartón».

Es ese sentido, Calabuig reivindicó un plan estratégico cultural para la ciudad y puso como modelo el Museo del Prado. «Cada 1.000 visitantes a la pinacoteca genera un puesto de trabajo en Madrid». El socialista también anunció que buscará la colaboración con las universidades y solicitará la «máxima potencia de banda ancha y atraer empresas de biotecnología e industria del entretenimiento».

Calabuig, que todavía no ha sido nombrado candidato pero que ya ha anunciado que quiere primarias, se comprometió si llega a la alcaldía «a garantizar la seguridad jurídica y el pago a proveedores en treinta días». Calabuig propone que los autobuses de la EMT sean gratuitos para las personas que recurren a los servicios sociales del ayuntamiento.

El portavoz socialista lamentó que Barberá no haya dejado llevar la Real Senyera en el Tedeum del 9 de octubre a quienes no quieren entrar en la catedral. «Creo en una sociedad laica y la elección religiosa es personal. Yo entro muy feliz y muy contento». Calabuig se mostró partidario de que los imputados no vayan en las listas.