Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sala de fiestas

Tardan dos años en cerrar una discoteca que no tenía seguro ni control de ruidos

Los vecinos lamentan la tardanza y piden más control municipal cuando reabra las puertas este fin de semana

El Ayuntamiento de Valencia ordenó hace dos meses el cierre de una conocida discoteca de la Avenida del Cid (antigua «Ladys») después de tramitar durante dos años y medio un expediente en el que la Policía Local constata desde el primer momento la ausencia de seguro y la manipulación de los aparatos que impiden superar los niveles de ruido establecidos. Ahora, tras unas semanas de obras, este local vuelve a abrir sus puertas con la consiguiente preocupación de los vecinos, 16 de los cuales se han dirigido a la Junta de Gobierno para pedir que se mantenga vigilante en el cumplimiento de la ley.

Según la resolución municipal de 16 de abril de 2014, el expediente a esta discoteca de ambiente latino se inició en noviembre de 2011 con una denuncia de los vecinos por las molestias que generaba la música del local. A partir de ahí se han sucedido varias visitas de la Policía Local que han constatado en primer lugar la manipulación de los limitadores de ruido, cuyos precintos estaban fuera de servicio. Eso facilitaba un incremento del nivel de decibelios por encima de lo autorizado en estos casos, asegura el informe.

Por otro lado, la Policía Local constató la ausencia del seguro al que obliga a la Ley de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos públicos, un seguro que debe cubrir responsabilidad civil por daños al público asistente, además del riesgo de incendio o daños a terceros derivados de las condiciones del local.

Finalmente, y tras numerosas denuncias tanto de la Policía Local como de los vecinos, el pasado mes de abril se dictaminó el cese inmediato de la actividad de sala de fiesta y discoteca «al estar en funcionamiento sin contar con el seguro obligatorio» y tener problemas con la auditoría acústica.

Esa situación, que se materializó semanas después, debía mantenerse, según la resolución, hasta que el titular aportara la póliza del seguro y demostrara que acústicamente cumple con la normativa.

Reapertura

Y efectivamente, así parece haber sido, pues en el último mes el local ha estado de obras así lo indicaba un cartel de la puerta y este fin de semana vuelve a abrir al público.

Ahora bien, los vecinos de la finca, concretamente 16, han firmado un documento dirigido a la Junta de Gobierno Local en el que recuerdan los antecedentes y los más de dos años que ha tardado el consistorio en resolver esta cuestión habiendo un problema de seguros por medio. Así mismo, piden que el consistorio tome medidas «con la periodicidad y eficacia necesarias» para que no vuelva a haber molestias, recordando que la legislación vigente permite actuar judicialmente contra los funcionarios que sean responsables de esta situación.

Compartir el artículo

stats