Como el armario de Narnia, el Andén Nueve y Tres Cuartos de Harry Potter o el DeLorean de Emmet Brown en Regreso al futuro, el Centro Municipal de Juventud de Russafa, en la calle Puerto Rico, es una de las mejores puertas a otros mundos, aunque sean ficticios, de la ciudad. Este centro, regentado por Tato Escriche, se ha convertido en el refugio del friki, aquel que es aficionado hasta la médula a películas o libros y que maneja con naturalidad decenas de referencias de la cultura pop. El centro albergó esta semana las jornadas Tolkien organizadas por la Sociedad Tolkien Española, en colaboración con el grupo local, el smial „que es el nombre en hobbit para los agujeros donde viven estas criaturas surgidas de la mente de Tolkien„ Edhellond.

Durante toda la semana, en el centro municipal de la calle Puerto Rico se han sucedido talleres de manualidades para los más pequeños, conferencias sobre Tolkien y proyecciones relacionadas con la obra literaria de este profesor de Oxford que creó todo el mundo de la Tierra Media en torno a una extensa producción entre las que se cuentan El Señor de los Anillos y El Hobbit. Las jornadas se cerraron ayer con un «gran banquete hobbit» en el que participaron varios aficionados y miembros de Edhellond y con las proyecciones de dos vídeos sobre la saga.

Aunque la aceptación ha sido desigual, como explican desde el centro, el balance que hacía ayer tanto Escriche como Marta Guitarte, más conocida en estos mundos como Marta Moria, miembro de Edhellond, era positivo. «Quizá las fechas no han sido las mejores: Sant Joan, exámenes universitarios, recuperaciones€», comentaba. Mientras los talleres de manualidades, destinados a los más pequeños, contaron con decenas de participantes en cada edición, las conferencias, destinadas a un público más adulto, tuvieron menos afluencia y, en ocasiones, no se celebraron. La semana también ha servido para acercar a Valencia las Jornadas Gastronómicas en torno a Tolkien y la Tierra Media, que se organizan todos los años en Sagunt. «La idea es estudiar los platos que se nombran en los libros, acercarse a los pueblos reales en los que se basan los pueblos de El Señor de los Anillos e intentar reproducir las recetas», comenta Guitarte, que reconoce que el más difícil de recrear es el conocido como «pan del camino», «pan élfico» o simplemente «pan de lembas», «porque no hay nada en ningún pueblo real que se le parezca».

Más el año que viene

Las jornadas de Tolkien se repetirán el año que viene, pero desde Edhellond no pudieron asegurar que se celebren en las mismas fechas, debido a la experiencia desigual que han tenido este año. «Intentaremos buscar una fecha en la que pueda venir la mayor cantidad de gente posible», explica Guitarte.

Pero las jornadas de esta semana no han sido las únicas que organizan en el refugio del friki que es el Centro Municipal de Juventud de Russafa. Año tras año, el centro organiza las Jornadas de Star Wars, en colaboración con la Saga Skywalker. Se exponen productos relacionados con las películas de George Lucas „Disney prepara ahora otra trilogía sobre la saga„, de una manera similar a como ha ocurrido esta semana, cuando se han podido ver en Russafa el Anillo Único, la espada de Théoden o la vara de Gandalf. Además, el centro ha albergado jornadas de anime y manga y en un futuro planea hacer lo mismo con encuentros relacionados con los 80, con Indiana Jones, con Superman o con la cultura japonesa.