29 de septiembre de 2014
29.09.2014

El Vaticano permite a Valencia tener un Año Santo cada lustro

28.09.2014 | 23:35
El Vaticano permite a Valencia tener un Año Santo cada lustro

La Santa Sede ha aceptado que Valencia pueda tener un Año Santo Jubilar cada 5 años en conmemoración del Santo Cáliz de la Última Cena, que se venera en la Catedral, según un documento firmado por la Penitenciaria Apostólica que anunció ayer Carlos Osoro, arzobispo electo de Madrid, en la propia Catedral en la misa de acción de gracias y despedida que presidió el prelado. El documento, firmado por el cardenal Mauro Piacenza, penitenciario Mayor de la Penitenciaría Apostólica de la Santa Sede, indica que «esta Penitenciaría Apostólica responderá positivamente a la solicitud de indulgencia», que a partir de ahora «podrá cursarse de forma oficial», para que la archidiócesis pueda celebrar cada cinco años Año Jubilar.
De esta manera, el Año Santo Jubilar, «tiempo especial de gracia, durante el cual es posible obtener una indulgencia plenaria para la remisión de la pena temporal por los pecados», se desarrollaría cada cinco años en Valencia en conmemoración del Santo Cáliz que, según la tradición, empleó Jesucristo en la última cena y que se venera en la Catedral de Valencia desde el siglo XV. Con el Año Santo, los fieles y peregrinos pueden ganar el Jubileo, una vez cumplidas las condiciones habituales de confesión sacramental, comunión eucarística y oración por las intenciones del Papa.
Durante la misa de acción de gracias se dio a conocer la aprobación por la Santa Sede, por primera vez, del texto de la misa del Santo Cáliz que «podrá ser celebrada en todas las iglesias en los días autorizados y el día de la fiesta anual», el último jueves del mes de octubre, según las mismas fuentes. El texto, aprobado a solicitud de Osoro, incluirá oraciones propias y lecturas. El documento está firmado por el cardenal Antonio Cañizares, con fecha de 22 de agosto de 2014, siendo prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Es una de las últimas disposiciones firmadas por el purpurado antes de ser nombrado arzobispo de Valencia por el papa Francisco el pasado 28 de agosto, según fuentes del Arzobispado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook