18 de noviembre de 2014
18.11.2014
Levante-emv
Turismo 'low cost'

Declaran ilegales los apartamentos turísticos de una finca del Carmen

Son once apartamentos que una constructora cedió a una empresa para alquilarlos - La sentencia reconoce las quejas de los vecinos por gamberradas y molestias

18.11.2014 | 19:31
Declaran ilegales los apartamentos turísticos de una finca del Carmen

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Valencia ha ordenado el cese de la actividad de explotación hotelera del alquiler por días como apartamentos turísticos llevada a cabo en el edificio de la calle Carda número 1 de Valencia, en el barrio del Carmen.

La sentencia estima la demanda interpuesta por los vecinos de ese edificio contra la actividad desarrollada en once apartamentos del mismo que una constructora no pudo vender y que cedió a una empresa para alquilarlos en régimen de corta estancia.

En el fallo, facilitado hoy por los demandantes, el juez resuelve que esta actividad resulta "molesta e incómoda" para el resto de vecinos de la finca, además de contraria a los estatutos de la misma, y la declara prohibida y ordena su cese. Asimismo, en los fundamentos de derecho, cita un informe del Servicio de Inspección Municipal en el que se declara esta actividad como "incompatible con el uso residencial".

En concepto de daños morales, condena en partes iguales a la constructora y a la empresa que gestiona el alquiler a resarcir a las familias demandantes con un importe de 35.000 euros en conjunto.

La plataforma vecinal Amics del Carme ha anunciado en un comunicado su intención de dirigirse "nuevamente" al Ayuntamiento de Valencia para "exigir, no ya el cumplimiento de la sentencia, sino el de las ordenanzas municipales, como debería es deber". La plataforma responsabiliza al Consistorio de la situación generada por "consentirla", cuando "es quien, en primer lugar, está obligado a garantizar la tranquilidad de los vecinos y el cumplimiento de las ordenanzas municipales".

Según ha recordado, los vecinos presentaron la demanda "hartos de las molestias y enfrentamientos provocados por los ocasionales ocupantes de los apartamentos turísticos" con los que comparten escalera y rellano". Lo hicieron "cansados de esperar que el Ayuntamiento atendiera sus quejas y de constantes partes policiales por gamberradas en esos apartamentos (orinar desde ellos o colgar muñecas hinchables)" y para "exigir el derecho al descanso e intimidad".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook