La noticia corrió como la pólvora. Los vecinos de Patraix vieron cómo la policía local, los bomberos y una ambulancia acudían a la subestación de Patraix —situada en la avenida de Gaspar Aguilar— y dieron por hecho que se había producido una explosión en la central. Sin embargo, no fue así. Fuentes de Iberdrola aseguraron ayer que se trató de un accidente laboral, en el que un hombre resultó herido tras sufrir una descarga eléctrica mientras realizaba una instalación interna de servicios auxiliares.

Directo al Hospital La Fe

«Al parecer, mientras instalaban un sistema de alarmas el operario sufrió una descarga eléctrica», añadieron las mismas fuentes tras especificar, eso sí, que los trabajos correspondían a una contrata de Red Eléctrica y que Iberdrola «nada tiene que ver al respecto». Fuentes de Bomberos y del Centro de Información y Coordinación de Urgencias añadieron que el accidente se produjo alrededor de las 18 horas en la subestación eléctrica y que el herido —un varón de 40 años— fue trasladado en una unidad SAMU al hospital La Fe con quemaduras de tercer grado en la mano izquierda.

Además, las mismas fuentes añadieron que uno de los compañeros que intervino en el rescate del herido también tuvo que ser trasladado al Hospital Peset Aleixandre al sufrir una crisis de ansiedad.

Los vecinos de Patraix no han parado de manifestarse en aras de que la central eléctrica se traslade a otro emplazamiento ya que consideran que estas instalaciones «son muy peligrosas».