La Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores de Valencia aseguró ayer que existe un «riesgo evidente de especulación en la vivienda» si no se «planifica la disposición de suelo urbano» en la ciudad de una vez por todas. Sin embargo, para ello es «fundamental» que se apruebe la revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y ahí está el quid de la cuestión ya que el proyecto lleva pendiente nueve años. La preocupación y crítica de la Asociación de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores de Valencia no es nueva. De hecho, hace unos meses el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, destacó que el objetivo de la revisión es «actualizar» con vistas al desarrollo y crecimiento que pueda haber en los próximos 20 años y anunció que el documento urbanístico se aprobaría antes de que acabe el año.

De hecho, la revisión del plan general se empezó a tramitar hace una década, en pleno boom inmobiliario, y preveía la recalificación de 500 hectáreas de huerta y la construcción de 25.000 nuevas viviendas y 12 barrios. Pero las previsiones de demanda de pisos realizadas entonces poco tienen que ver con la realidad actual.

Un excedente de 1.500 viviendas

La asociación valenciana afirmó ayer que desconoce si Alfonso Novo se refería a 2014 o a 2015 y afirmó que su temor se centra en que, al acercarse el período electoral «la revisión del PGOU se quede, como tantas otras cosas, en un saco roto y pasemos otro año en blanco». «Después de nueve años, ya ha llegado la hora de que se desbloquee la revisión del PGOU ya que la inactividad del consistorio ha paralizado la actividad de un sector, ya castigado por la crisis económica», apuntaron desde la entidad.

Ante la ausencia de noticias por parte del concejal Novo sobre la revisión del PGOU, la asociación de promotores valencianos volvió a insistir ayer en la cuestión tras alertar, además, de que el excedente de vivienda de obra nueva se cifra en 1.500 viviendas y que si el ayuntamiento no planifica la disposición de suelo urbano «ya no existirá oferta suficiente, el precio volverá a subir de golpe y existe el riesgo de que se vuelva a producir una nueva burbuja inmobiliaria». Por ello, aseguraron que el tiempo apremia ya que la tendencia del sector es «cíclica y repetitiva». «La Administración debe adelantarse a la tendencia del sector inmobiliario para evitar la especulación del suelo con un incremento desorbitado del metro cuadrado». De esta forma, la Asociación Provincial de Promotores Inmobiliarios y Agentes Urbanizadores insistió ayer en que la solución está «en la gestión del suelo».