El concejal socialista Vicent Sarrià aseguró ayer que hay cincuenta planes de actuación integrada (PAI) bloqueados en la ciudad, por lo que pidió una intervención directa de la empresa municipal Aumsa en aquellos que legalmente sea posible. Sarrià hizo esta petición en el pleno del ayuntamiento, donde cada mes van varios casos similares que requieren una actuación municipal. El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, aseguró que el problema reside en el Plan General de 1988, en la crisis económica y en los cambios legislativos, por lo que tildó de «feroces» las acusaciones de los socialistas en el sentido de que «la ciudad está paralizada». «Nosotros no nos hemos quedado mirado para otro lado, hacemos lo que permite la ley», dijo Novo.